Consejos básicos de jardinería para principiantes

Los jardines son áreas que brindan paz y tranquilidad para poder reflexionar sobre todo aquello que nos preocupa. Es por ello que mucha gente acude a esos espacios verdes con el único fin de encontrarse a sí mismo. Sin embargo, la jardinería ha ido tomando mayor auge, al contar con grandes beneficios para la salud.

Mejorar las habilidades de jardinería y estar en contacto con la naturaleza es una de las formas en que las personas eligen pasar el tiempo. Pero para para lograr una armonía en los espacios verdes a la vez que las plantas estén libres de plagas no es nada complicado.

Así que si aun no sabes cómo lograrlo, a continuación te damos un par de consejos básicos de jardinería para principiantes para que los consideres cuanto antes. ¿Estas listo?

Guía básica para jardineros novatos

A la hora de efectuar un proyecto de jardinería pueden surgir muchas dudas y, por supuesto, también lo serán las necesidades de encontrar formas practicas y funcionales de llevar a cabo el proyecto de forma más sencilla, obteniendo los resultados deseados.
Pero existen algunas pautas que se aplican a todos los diseños para obtener buenos resultados. Enmarcados en esta temática, vamos a detallar una guía básica para jardineros novatos.

Evaluar la luz. Es de las partes más importantes, ya que ello va a hacer que tengan buenos resultados. Muchas plantas se pueden adaptar a casi cualquier condición de luz, pero es primordial conocer sus necesidades de las mismas. Ahora bien, si se planta en macetas se tiene la opción de poder mover hasta que quede en el lugar perfecto. Ten en cuenta que la luz solar va cambiando, según la época del año. Así que tómalo en consideración.

Camino. Al momento de hacer el camino que llegue o incluso atraviese el jardín, es preciso asegurar que los materiales sean óptimos para poder lograr la misión. Así que por ello se recomienda usar grava pequeña angular (de menos de ¼ cm) para que el piso se mantenga agrupado y no dañe el pasto.

Jardinería

Pasto sintético o natural. Lo primero que necesitas considerar para definir el pasto, es el clima que predomina en la zona, ya que si es un lugar con un clima cálido y seco, el mantenimiento del pasto será más complicado. Esto se debe a que hay que invertir en aspersores y un cuidado constante para que luzca de maravilla. Pero si por el contrario, el pasto es artificial no habrá mayor labor en ello.

Drenaje suficiente. El que las macetas o el sustrato ayude a tener un buen drenaje es imprescindible para darles vida. En el caso de las macetas, algunas no cuentan con los agujeros correspondientes, por lo que el agua no va a drenarse y la tierra estará muy húmeda, trayendo como consecuencia la pudrición de las plantas y al cabo de unos días una muerte inminente. Para ello, solo basta con punzar la base del recipiente para agrandar los agujeros, o bien, hacer más.

Elección de plantas. Aunque a veces nos da pereza hacer un largo listado de plantas, es una de las mejores tareas. Recuerda que no todas las plantas son iguales, algunas requieren de cuidados especiales. Por lo que si tu jardín va a estar enfocado a mejorar el aspecto del hogar, es mejor optar por plantas sencillas que se adapten a cualquier clima y, con ello, puedan durar por más tiempo. Ahora que si el efecto es el contrario, es mejor asesorarte para que puedas tener más opciones.

Puntos básicos jardinería

Alimentación a las plantas. Las plantas que están bien alimentadas van a poder crecer y desarrollarse de maravilla. Para ello, la tierra debe contar con los nutrientes necesarios para que se alimente. La mayoría de ellas requiere un fertilizante que se agrega al suelo, ya sea en su versión de abono de liberación lenta o un abono específico.

Riego. Cuando se precise del riego de las plantas o flores, lo mejor es hacerlo en la tierra y no sobre las hojas, ya que es en el sustrato donde provienen los nutrientes.

Muebles. Es mejor el uso de muebles económicos y de un tamaño pequeño que no ocupen mucho espacio. Dentro del material, el metal es el idóneo por su durabilidad a distintos tipos de climas. Si se elige la madera, es preciso asegurar que tenga un recubrimiento antihumedad.

Consejos para facilitar las tareas del jardín

Si bien, el cuidado y mantenimiento de un jardín sobrepasa la simple tarea de ser un mero trabajo para convertirse en un arte, existen algunos consejos útiles y aplicables a cualquier espacio verde de manera eficiente y comprobable para ayudar a iniciar en el proyecto de jardinería.

He aquí los más importantes:

  • Llenar una cesta o un cajón reciclado con todas las herramientas. De esta manera no se revolverá todo  o se extraviará.
  • Darle al césped y a las plantas un buen riego en vez de hacerlo todos los días. Esto es porque las raíces que están por debajo del suelo demorarían mucho tiempo en absorber todo el agua, por lo que conviene hacerlo con menor frecuencia.
  • Ordenar el cobertizo del jardín o patio trasero colocando las macetas y los recipientes en estantes. También se pueden colgar en las paredes los rastrillos, las escobas y otras herramientas de jardinería.
  • Llena tu jardín con una amplia variedad de plantas. Los árboles de hoja perenne podrán pasar desapercibidos en primavera y verano, pero en invierno mantendrán interesados a todos los visitantes por su gran follaje. Además, selecciona plantas que florecen en diversas estaciones y colócalas en distintos niveles.
  • No tirar las macetas de terracota que se han roto, ya que se pueden utilizar para construir la casa de un sapo, mejorar el drenaje de una planta colocando las partes rotas en el fondo del recipiente, crear un mini-jardín de suculentas o etiquetar hierbas o vegetales en el patio trasero.
  • No realizar un trasplante en un día soleado, más bien esperar a que anochezca o hacerlo en un día nublado para que las plantas no se sequen. Como la humedad es la clave del éxito del trasplante, hazlo cuando la tierra este húmeda por la lluvia.
  • El césped forma parte esencial del jardín, pero este necesita mucho más que agua, ya requiere que se encuentre oxigenado. Para ello podemos encontrar en el mercado una especie de botas con clavos que logran enterrarse en el césped y perforar pequeños orificios que ayudan a su oxigenación. Aunque también se puede realizar uno casero, utilizando unos tenis viejos y algunos clavos de tamaño considerable para dicha tarea.

Los grandes beneficios de la jardinería

Los beneficios tras interactuar con la naturaleza son ilimitados. Un estudio realizado en la Universidad Estatal de Michigan ha vinculado la jardinería con la reducción de algunos padecimientos. El plantar, podar y regar es el resultado de una actividad física muy completa con la cual se hacen ejercicios de todo tipo. Quizás, por eso los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades consideran que la jardinería es un entrenamiento óptimo para bajar considerablemente los riesgos de sufrir hipertensión, obesidad, diabetes, osteoporosis, infartos, cáncer de colon, depresión y problemas cardiovasculares.

Además, el cuidar el jardín aporta un plus positivo al cerebro. Una investigación llevada a cabo por la Universidad del Sur de Florida demostró que, los estudiantes que tenían entre sus asignaturas la jardinería obtenían calificaciones muy buenas. También se ha corroborado que, el ensuciarse las manos tras podar ese espacio de flores y plantas resulta una terapia efectiva para los niños con trastorno de déficit de atención e hiperactividad.

Por si fuera poco, el cultivar frutos y hortalizas aportan grandes virtudes al organismo. Una investigación realizada por la Westewrn Growers Foundation sostiene la hipótesis de que las personas que se esfuerzan por cosechar su propio alimento tienen más probabilidades por incluirlas en su alimentación diaria. Lo que trae consigo una ingesta de alimentos repletos de nutrientes para que el cuerpo funcione de manera óptima.

El estar rodeado de lo que puede dar la naturaleza hace disfrutar cada segundo de la vida. Una investigación de la Universidad de Texas realizó una encuesta con adultos mayores para conocer el entusiasmo por la vida, lo que arrojó dicho estudio, es que los niveles más elevados era en aquellos que practicaban la jardinería.

El acto de cultivar plantas también puede ayudar a mejorar el estado de ánimo. Es uno de los grandes beneficios de la jardinería para la salud, porque se relaciona con aumentos en la calidad de vida y reducciones en los trastornos del estado de ánimo.

Así que no hay duda que un par de botas, unas cuantas herramientas y una buena actitud hará que todo se conjunte para poder crear cosas maravillosas por el planeta, sin dejar de lado todo aquello positivo que aporta para la salud. Tal vez así se pueda crear consciencia con el resto de la familia sobre las ventajas de hacer crecer ese bello jardín.

Esperamos que con estos sencillos consejos te animes a adentrarte en el mundo de la jardinería y puedas compartirlo con todos los que te rodean. Asimismo, vale la pena sensibilizarnos sobre el valor e importancia de las plantas en nuestras vidas. ¿Qué opinas?

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados