Cuidar-serpiente

Consejos básicos para cuidar una serpiente en casa

Si has optado por una serpiente como un animal de compañía, habría que estar consciente de proveerles todo lo necesario para que tenga una vida digna.

Por ello, hay una serie de cuidados y condiciones que habría que ofrecerle. Así que sigue estos consejos básicos para cuidar una serpiente en casa.

Recomendaciones generales para elegir una serpiente como mascota

La gran variedad de mascotas incluyen ciertos reptiles como las serpientes. Son mascotas fascinantes, pero no son adecuadas para todos. Así que estas recomendaciones te servirán para elegir la mejor.

Es importante seleccionar la especie de serpiente en función a su carácter, facilidad para mantener en cautividad y tamaño de adulto. Asimismo, habría que adquirir conocimientos previos sobre el comportamiento y las necesidades de este tipo de animales para poder cubrir sus requerimientos y evitar sorpresas. Pero no habría que considerar serpientes venenosas ni aquellas que superen los dos kilos de peso.

Los expertos señalan que el dueño de una serpiente también debe aprender a observar los signos de salud y enfermedad del animal. Y aunque no necesario en todos los casos, se aconseja una revisión semestral, así como acudir al veterinario en caso de duda o sospecha de algún tipo de problema.

Recuerda conocer si la especie de serpiente que quieres es legal en donde vives. Esto evitará futuros problemas legales. Si esta prohibida la especie, es porque puede ser peligrosa o protegida legalmente por su extinción.

Cuidados de la serpiente en el hogar

Toma en cuenta estos datos para poder tener a una serpiente feliz, saludable y con una calidad de vida óptima. ¡Sigue los cuidados!

Terrario bien equipado. Como suele pasar con otros animales, van a pasar mucho tiempo encerrados en el mismo lugar. Por lo que deberás equipar su terrario con lo mejor para que su estadía sea placentera y no tenga estrés.

Toma en cuenta que en estos casos no siempre más es mejor, cada uno posee sus propias necesidades. Es necesario un ambiente controlado para que viva de manera saludable. Un terrario adecuado a su especie que cuente con temperatura, luz y humedad determinada y estable, es lo ideal.

Hay especies más arborícolas que requieren ramas o troncos, otras desérticas y necesitan una cueva para resguardarse. Todo depende de la especie, de ahí la importancia de conocer las características del animal que vamos a llevar a casa para proporcionarle un tipo de hábitat.

Ayudarle durante la muda. Un aspecto que se debe vigilar de cerca es su muda de piel y ayudarle con el aseo de ello. Una gran parte de las especies harán una muda al menos una vez al mes, por lo que deberemos estar pendientes de limpiar.

Lo mejor que puedes hacer para darle un buen ambiente, es un poco de humedad. Además, es bueno que tenga pequeñas piedras y objetos donde pueda restregarse para que pueda desprender su piel.

Proveerle tranquilidad. La serpiente requiere estar tranquila para comer y tener su cambio de muda. Es por ello que deberá estar en un lugar calmado y silencioso. Así que lo mejor es tenerla en una habitación donde haya tiempos de silencio. No hay que ponerla en el camino con mucho tránsito y a toda hora, ya que no le darán la suficiente privacidad y silencio, lo que poco a poco irá generando estrés.

No la toque todo el tiempo. Un paso esencial para la buena convivencia es respetar cuando estos animales no quieren ser alzados. De hecho, en general debemos recordar que no son un canino, por lo que no habría que pasar todo el tiempo con ella alzada o acariciándola. Aunque eso no quiere decir que no pueda tocarse. Ellas comen aproximadamente unas 4 veces al día, así que cuando vaya por sus alimentos no se les debe interrumpir, ya que eso les molesta demasiado.

Alimentación de la serpiente. Las presas vivas son mejores desde el punto de vista nutricional. Aunque esto tiene unas complicaciones prácticas y éticas, ya que el hecho de colocar un animal vivo para que sea devorado por la serpiente puede ser impactante para algunas personas, sobre todo en niños.

Otra opción es comprar presas ya muertas y congeladas, pero en este caso habría que suplementar la alimentación con algunas vitaminas y componentes, ya que pueden sufrir una alteración del proceso de congelación.

A modo general, se rige dependiendo del tamaño de la serpiente. Por lo que si es de un tamaño pequeño, se debe alimentar con mayor frecuencia. En cambio al ser joven, el metabolismo es más rápido y el tamaño de la presa que puede engullir es menor. Así que un reptil recién nacido de unos 90 cm puede comer 1 o 2 ratones a la semana. Mientras que de unos 1,50 m, lo correcto sería darle una rata cada 10 días.

Existen otras combinaciones que pueden realizarse. Por ejemplo, habría que colocarle una mezcla de pescado con insectos benignos como las larvas. Cabe recalcar, que algunas especies comen huevos o reptiles pequeños como ranas. Y muchas especies se alimentan de noche.

Es importante enfatizar que sea la especie que sea, es necesario tener presente los ciclos digestivos para su desarrollo y su bienestar. Además, hay que entender que la especie debe adaptarse. Por lo que los primeros días son clave para dejarlas tranquilas y ver cómo es su comportamiento.

Las serpientes sin veneno son tranquilas y pueden convertirse en las mascotas perfectas si tienen las condiciones adecuadas.

Las serpientes son de las especies de animales más exóticos como mascota, por lo que cada vez más personas desean tenerla en casa. Así que es importante seguir los consejos para su cuidado. Ahora bien, si todavía no estas seguro sobre qué animal tener en casa, considera cuáles son los cuidados básicos de los reptiles para ir a la segura.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados