El Ficus benjamina es una planta originaria de la India y Malasia; que pertenece a la familia de las Moráceas. En estado natural, adquiere el desarrollo de un árbol con ramas algo pendulares y, cultivada en el interior, puede llegar a alcanzar 2-2,5 m de altura. Su crecimiento anual es de 40 cm aproximadamente y cuenta con hojas simples y persistentes de color verde intenso que miden alrededor de 8 cm de largo por 2,5 cm de ancho, las cuales se disponen sobre los tallos ramificados formando una copa densa. En interiores no florecen ni fructifican.

ficus-benjamina

Quizás también te pueda interesar: Plantas bulbosas de primavera

Suelo

Se usa un sustrato fértil suelto en tiestos con 30 cm de profundidad. La mezcla compuesta por tres partes resaca de río o martillo, tres partes de tierra negra, tres partes de turba y una parte de perlita o arena, ayuda a mantener el suelo aireado y bien drenado.

Luminosidad

El Ficus Benjamina prospera muy bien en sitios correctamente iluminados. El ejemplar más joven, precisa luz solar directa de las primeras horas de la mañana; en cambio la planta adulta, podrá prescindir de ella. En ambientes con poca luminosidad pierde sus hojas gradualmente.

Temperatura

Las mejores condiciones para el Ficus Benjamina oscilan entre los 16 °C y los 20 °C, con un crecimiento aceptable entre 13 y 20 °C o entre 20 y 24 °C. Las plantas jóvenes no resisten a temperaturas inferiores a 12 °C, pero las adultas podrían tolerar hasta los 10 °C. Por otra parte, las hojas se marchitan y caen cuando se encuentra la planta en un ambiente cálido y seco con más de 26 °C. Las variaciones bruscas de temperatura y las corrientes de aire, también pueden originar la pérdida de follaje.

Humedad del ambiente, riego y abono

Es muy sensible a la atmósfera con poca humedad, especialmente en ambientes calurosos. El rociado diario del follaje con agua de lluvia, beneficiará al Ficus Benjamina y le dará vivacidad. Con dos riegos semanales en verano y cada siete días en invierno, el sustrato se mantendrá húmedo. Utiliza de ser posible agua de lluvia. Las hojas adquirirán una coloración amarillenta y se desprenderán cuando la raíz permanezca anegada. Ten cuidado con ello.

Aplica 2-3 g de fertilizante compuesto disuelto en agua de riego cada 30 días al iniciar la primavera hasta terminar el verano

Cultivo del Ficus benjamina

  • El comienzo de la primavera será el momento apropiado para comenzar el cultivo en interiores.
  • Probablemente, el Ficus Benjamina requerirá aproximadamente tres meses para adaptarse al nuevo ambiente; durante este período precisará cuidados especiales: evita las corrientes de aire, las temperaturas extremas y la atmósfera seca.
  • El cambio de maceta en la primavera se efectuará solamente en ejemplares jóvenes que midan hasta 1 m de altura.
  • La capa superficial del sustrato de la planta adulta debe renovarse a mediados de la primavera, evitando perjudicar las raíces.
  • Puedes efectuar una poda al iniciar la brotación primaveral, acortando las ramas que desequilibran la copa.
  • Puedes utilizar abrillantadores para hojas esporádicamente.
  • El ejemplar que supere el metro de altura y ramaje débil, precisará un tutor.
  • Las raíces aéreas que emiten los nudos inferiores del tallo principal no deben cortarse, ya que mejoran la fijación de la planta y, además, la ayudan a nutrirse.
  • Si al Ficus Benjamina lo cultivas en un sitio luminoso y protegido de las corrientes de aire, subsistirá muchos años.
  • Aunque crece agrupado con otras plantas, prefiere un recipiente individual.

Propagación del Ficus Benjamina por esquejes

Corta un brote con dos-tres pares de hojas en la primavera. El esqueje se prepara cortando el tallo por debajo de una hoja y quitándole el par inferior de hojas. Unta la superficie del corte con hormonas de enraizamiento y realiza de un orificio en el sustrato con turba húmeda y arena con ayuda de una varilla. Introduce el esqueje hasta que las hojas queden a nivel del suelo y riega.

Cubre el recipiente de propagación del Ficus Benjamina con un plástico transparente para que la atmósfera se mantenga húmeda. A las tres-cuatro semanas, las raíces se formarán y cuando la plántula forme dos pares de hojas nuevas, deberás pasarla a una maceta con sustrato normal.

Te recomendamos leer: Callistemon, una planta con flores rojas similares a un limpia biberones

Recuerda que además de reproducir el Ficus benjamina por esquejes, también puedes hacerlo a través de semillas que conseguirás en Garden Center Ejea a un precio inigualable.

No hay comentarios

Dejar una respuesta