Las frambuesas (Rubus idaeus L.) o fresas del bosque son frutas que suelen emplearse en postres e inumerables recetas. Cuenta con vitaminas, minerales y otros nutrientes benéficos para la salud. Además, es una planta muy recomendada para tener en la huerta o el jardín.

Cultivo frambuesas

Quizás también te pueda interesar: Paso a paso el cultivo de la grosella

Origen y cuidados de la frambuesa

Es una planta que pertenece a la familia de las rosáceas. Es originaria del Norte de Asia y Europa Oriental.

Por lo regular las frambuesas no se siembran de semilla, ya que existen otros métodos que van a dar plantas más rápido. Puede hacerse por acodo y mediante turiones o hijuelos que nacen al año. Otra opción es adquirir la planta en un lugar especializado.

En cuanto al clima, prefieren un frío invernal, pero que no sea excesivo. También les gusta el calor y el sol, pero con medida.

El suelo debe ser de textura media, fresco, libre de calcio activo y con materia orgánica. También debe tener una profundidad mínima de 30 cm y con un pH de entre 6 y 7. No se adapta a terrenos pesados, compactos, donde suele manifestarse clorosis y asfixia radicular.

El riego debe ser constante, evitando sequías que puedan ser perjudiciales para la producción

La poda tiene por objeto rebajarlas ramas para que ayude a crecer de manera vigorosa y resplandeciente.

Consejos para cultivar frambuesas

Frambuesas

A medida que el frambueso crece, es necesario proporcionarle un soporte para evitar que se rompa y pueda tolerar los vientos.

Es preciso mantener limpia la planta, libre de malas hierbas y maleza para que pueda desarrollarse de forma óptima.

La poda debe realizarse cada año y la época va a depender del tipo de frambueso que se cultive.

Los frambuesos pueden ser susceptibles a varias plagas (gusano del frambueso, agallas del tallo, pájaros y araña roja, entre otros). Así que es conveniente que se trate con métodos para ahuyentarlos, o bien, insecticidas o acaricidas, según sea el caso. Además, puede sufrir algunas enfermedades como verticilium, oídio y el chancro del tallo. En lo que respecta a los hongos puede emplearse un fungicida eficaz para evitar el contagio.

En el otoño, la primavera y el verano se deberá recolectar los frutos. Esta tarea debe hacerse con mucho cuidado y en el momento justo, ya que las frambuesas son muy delicadas y no deben estar muy maduras, ni mucho menos haber caído del árbol.

No hay comentarios

Dejar una respuesta