El tener un espacio reducido no significa no poder disfrutar de un huerto. Existen muchas plantas que son fáciles de cultivar y no precisan de mucho lugar para poder crecer. Así que echa un vistazo a estos consejos para que puedas hacer realidad ese huerto en la ventana.

Huerto ventana

Quizás también te pueda interesar: ¿Cómo hacer un huerto con palets?

Cómo hacer un huerto en la ventana

Huerto

Selección de cultivos apropiados: para tener un huerto en la ventana y que sea duradero, es importante elegir cultivos correctos. Después al tener más experiencia podrás hacerte de algunos más complejos.

Cultivos que se adaptan mejor a las ventanas

  • Hortaliza de hoja: toleran cierta sombra, por lo que habría que tener cuidado del sol. Dentro de este grupo están las escarolas, los canónigos y las lechugas.
  • Hortaliza de raíz: no requieren de mucho espacio y toleran algo de sombra. Por lo que una ventana al este les sería de maravilla. Así que el ajo, la remolacha/betabel), el rábano, la cebolla y el nabo pueden ser los indicados.
  • Flores comestibles: resistentes a condiciones extremas. Las que se destacan la caléndula, la violeta, la capuchina y el pensamiento.
  • Aromáticas exigentes de luz: es vital que se coloquen en ventanas soleadas, pero habría que estar al pendiente del riego. Algunos ejemplos son el cilantro y la albahaca.
  • Aromáticas que toleran la sombra: en un punto sombreado pueden crecer sin mayor problema. Dentro de las que se encuentran la hierbabuena, la menta, el cebollín, el jengibre y el perejil.
  • Aromáticas de secano: son las mejores para condiciones extremas de una ventana. Así que el romero, el tomillo, la mejorana, la savia y el orégano crecerán sin problemas.

Riego: las jardineras en la ventanas están expuestas a condiciones extremas, ya que suelen afectarles el sol durante muchas horas y tienen que resistir fuertes vientos por la altura. Todo esto hace que se deba estar al pendiente de las jardineras, ya que el agua se evapora con más facilidad. Así que riega con abundancia para que las plantas se puedan hidratar durante la noche. En las ventanas más sombreadas es mejor regar muy temprano.

Utiliza sistemas de riego sencillos para macetas que ayuden a mantener la humedad del sustrato, ya sea con autorriego o sistemas portátiles.

Jardinera fijas: cuando se incluye el sustrato y el agua, la maceta se va a convertir en un objeto pesado. Y si a eso se le añade cierta altura puede ser más riesgoso, así que lo mejor es anclarlo a la pared con un sistema de protección.

Aporte de nutrientes: al ser jardineras de un tamaño pequeño suele sufrir agotamiento de nutrientes al cabo de un tiempo, por lo que es mejor incorporar nutrientes. La mejor opción es un fertilizante a base de algas para que le de más tiempo de vida al sustrato.

Cambio por temporada: la mayor parte de los cultivos antes mencionados son temporales, por lo que es necesario renovar el suelo y las plantas. Mientras que los cultivos perennes es preciso trasplantarlos a macetas más grandes después de un periodo.

No hay comentarios

Dejar una respuesta