Numerosos miembros de la familia Cordyline, provienen de Asia, aunque su origen se encuentra en Australia. La Cordyline es una planta arbustiva similar a un árbol, con poco tronco o sin él. Sus largas hojas, siempreverdes y en forma de lanzas, pueden ser anchas o estrechas, con marcas o bordes rojizos, rosados o bronce.

Cordyline

Quizás también te pueda interesar: Conoce los cuidados del Árbol de las pelucas o Cotinus

Una de las especies más populares es la Cordyline terminalis que posee hojas hermosas de color bronce, rosa rojizo, verde, y carmesí pálido. Es una planta que proviene de la Polinesia y la India y puede llegar a alcanzar hasta 3 metros o más de altura; pero si se limita su crecimiento no trasplantándola a menudo, podrás disponer de una planta de no más de un metro de altura.

La Cordyline crece lentamente, de manera que no tendrás que preocuparte por la posibilidad de que supere la capacidad de su tiesto. El único defecto de la planta es que pierde sus hojas inferiores con la edad, lo que puede mostrar un aspecto desaliñado. Pero, si le provees buena luz, abono y riego moderado podrás obtener una planta decorativa muy bonita por muchos años.

Cuidados de la Cordyline en primavera verano

Si sospechas que las raíces están muy espesas en primavera, retírala de la maceta para ver si el compost se ha invadido por ellas; de ser así, cámbiala incorporando una parte de arena fina por cada tres partes de compost, para asegurarte de que tendrá un buen drenaje.

Durante la primavera y el verano las temperaturas pueden elevarse hasta los 27 grados centígrados sin que la planta sufra daños; no obstante, las temperaturas más elevadas podrán perjudicarla.

Coloca la planta en un sitio luminoso, pero asegúrate de que los rayos solares sean filtrados y riega la Cordyline dos veces por semana cuando haga mucho calor, y durante la temporada de crecimiento, abónala con un fertilizante líquido cada tres semanas.

Cuidados en otoño e invierno

Durante el otoño e invierno mantén la temperatura por encima de los 13 grados centígrados y riégala una vez por semana. No dejes que tu planta permanezca con agua porque podrán pudrirse las raíces. La Cordyline odia las corrientes de aire. Cuando el sol de invierno caliente la habitación, tus plantas apreciarán que las rocíes para mantener sus hojas frescas y crear así una atmósfera húmeda.

No hay comentarios

Dejar una respuesta