Cosmos, de la familia Compositae, es un género que comprende alrededor de 25 especies, todas ellas anuales, aunque hay alguna que otra perenne cultivada como anual, como es el caso de las especies Cosmos atrosanguineus y diversifolius.

Cosmos 2

Quizás también te pueda interesar: Cuidados de la Dalia, flor Nacional de México

Ambas plantas poseen los tallos muy ramificados, erguidos, con hojas opuestas y bipinnadas, que le confieren un follaje similar al del helecho. Las flores surgen en capítulos, reunidos al final de un extenso pedúnculo floral, desarrollada por un involucro con dos filas de florecillas ovaladas. El color de estas suaves flores, que recuerdan a las Dalias, varía en tonos rosa, blanco, amarillo y naranja.

Los Cosmos pueden plantarse en un arriate herbáceo, macetones o jardineras, para que puedan desarrollar toda su grandiosa floración, que puede dejarse en la planta, suministrándole alegría al jardín, o bien, cortarse y elaborar ramos para el hogar.

No hace falta que se le provean grandes y minuciosos cuidados, para que se desarrollen copiosamente. Lo hacen desde principios de verano hasta los primeros fríos invernales.

Cuidados culturales de los Cosmos

Cosmos

Los Cosmos se componen por plantas poco estrictas en cuanto al tipo de suelo, abono y orientación. No obstante, se recomienda que sea permeable en la medida de lo posible. En cuanto a la orientación o localización, el mejor lugar es a pleno sol, aunque esto no significa que no resista una media sombra tenue, aunque, en estas condiciones, la floración puede verse reducida.

La eliminación de todas las flores marchitas, es una práctica cultural necesaria para que la planta florezca nuevamente. También es fundamental la incorporación de abono durante la época de floración.

Según las especies y variedades que se empleen, la colocación de unos soportes para conservar la planta erguida se hace indispensable. Si cultivas los Cosmos en macetones o jardineras, la mejor mezcla de tierra es la que se forma por partes iguales de tierra de jardín, turba y arena para proporcionar el drenaje.

Propagación de los Cosmos

Cosmos 1

La reproducción de los Cosmos es simple y siempre da sublimes resultados; la siembra de las semillas, que puede consumarse directamente en lugar de asiento de las plantas, es el mejor procedimiento. Sin embargo, si la climatología te jugara una mala pasada, puedes hacer la propagación de los Cosmos en terrinas para colocar luego en macetas o en el terreno.

La siembra al terreno definitivo, debe llevarse a cabo a mediados de primavera, dejando una planta cada 25cm, y se consiguen plantas que florecerán en verano-otoño. Las efectuadas durante la temporada otoñal en terrinas y bajo protección, originan plantas que florecen antes. Las especies perennes suelen ser producidas por división de mata.

Te recomendamos leer: Crisantemos: Los Soles de Otoño

¿Qué opinas sobre este post de Cuidados y propagación de los Cosmos? Deja tu comentario.

No hay comentarios

Dejar una respuesta