El Crataegus que, etimológicamente quiere decir que posee un cráter, hace alusión a la concavidad que posee el cáliz en el extremo superior del fruto. Este género presenta un gran polimorfismo, de ahí la confusión existente para la adecuada clasificación de las especies. En la antigüedad, los botánicos americanos solían agrupar bajo este género aproximadamente un millar de especies distintas. En la actualidad, solo está comprendido por un centenar de ellas.

Crataegus

Quizás también te pueda interesar: Conoce los cuidados del Árbol de las pelucas o Cotinus

El Crataegus también conocido como Espino o Majuelo cuenta con hojas caducas, lobuladas, dentadas, provistas de dos brácteas foliáceas o estípulas en el punto en que los pedúnculos arrancan de la rama; las flores son bisexuadas y se encuentran agrupadas; los frutos, carnosos, poseen unas pepitas duras, como si se tratara de una manzana.

Son árboles pequeños, muy interesantes por sus características botánicas y por su rusticidad. Algunos componentes del género Crataegus poseen partes que son utilizadas en medicina naturista y otros, de cuyos frutos la gente del campo suele obtener mermeladas, aguardientes o licores.

Cuidados culturales del Crataegus

Crataegus 1

Como he comentado anteriormente, se trata de arbustos que no requieren demasiados cuidados para su perfecto desarrollo. Se adapta a cualquier tipo de suelo, aunque puede presentar algún tipo de problema con los excesivamente calizos o arcillosos. En cuanto al emplazamiento, aman el pleno sol como así también una sombra suave; aunque, las variedades interesantes por su floración, dan mejores resultados y se plantan a pleno sol.

Se utilizan, preferentemente, para la formación de setos defensivos, como también para la formación de grupos arbustivos, arbustos aislados y arbolillos para alineaciones.

Propagación del Majuelo

La reproducción del Majuelo a través de semillas es poco utilizada, porque la germinación de estas puede prolongarse hasta los dos años. No obstante, los profesionales, suelen emplear el injerto sobre los sujetos que se obtienen de semillas de las especies indígenas de la zona. En cambio, los aficionados, recomiendan adquirir las especies en viveros especializados, antes de aventurarse con la reproducción.

Los insectos más habituales son los pulgones que deben combatirse con malathión, sumithión o insecticidas sistémicos. También, pueden encontrarse orugas defoliadoras y cochinillas. En cuanto a hongos, el oídium y las royas son los que más atacan a Crataegus. El primero se combate con zineb o mezclados con azufres micronizados. El segundo, se combate con azufres mojables o karathane.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta