Las plantas crasas como los cactus ejercen una fascinación especial sobre muchas personas. Aparte de ser exóticas, poseen un sutil color, así como flores atractivas, por lo que podrían constituir una interesante colección solas, sin necesidad de agregar otras.

Crecimiento crasas

Cultivo de las plantas crasas

La diferencia significativa entre estas plantas, las crasas y el cactus es que estas últimas tienen pelo, lanosidades o cerdas conocidos como areolas. Requieren condiciones de crecimiento ligeramente diferentes, aunque la mayoría de las crasas son fáciles de cuidar. A manera general, requieren de una posición muy iluminada, pero las que se encuentran en invernadero es preciso que reciban alguna protección de la luz solar intensa. La mezcla de cultivo debe estar generalmente húmeda durante los meses de crecimiento del verano, y muy seca en en el invierno.

Crasa maceta

También es muy importante asegurarse de que la mezcla que tenga sea de una cantidad significativa de arena gruesa. Para que ayude al drenaje, ya que el exceso de agua en el sistema radicular puede resultar nocivo.

Al transplantarlas es necesario tener en cuenta que la mayoría de estas plantas lucirán mucho más si se colocan en macetas bajas y no profundas. Aunque hay excepciones, como la Lithops que poseen largas raíces y precisan macetas profundas. La mejor época de transplante de la mayoría es en la primavera y la maceta nueva a colocarla debe ser solo un poco más grande que la vieja.

La temperatura aproximada de 16 ºC resultará la adecuada para casi todas las crasas durante los meses de verano. Mientras que en invierno puede descender hasta los 9 ºC o incluso menos si se tiene la seguridad de que hay un mínimo de humedad en la atmósfera. En invierno es vital recordar que las condiciones de frío combinadas pueden llegar a matar a las plantas de maceta. La circulación del aire limpio y fresco es otra circunstancia que estas plantas aprecian mucho. Así que una ventilación adecuada es esencial.

Crasa

En general, las plantas crasas es mejor tratarlas como plantas de interior temporales que deben estar la mayor parte del año en condiciones iluminadas como de la un invernadero o sala de plantas. Las extraordinarias Sempervivums crecerán mejor si pasan toda su existencia al aire libre, en terraza con la protección ocasional de una lámina de cristal que las resguarde de las inclemencias. Tan solo unos días en el interior con una habitación mal iluminada, serán más que suficientes para que pierdan todo lustre.

Imágenes cortesía de: coralgarrido, manuNikon90, Jacinta lluch valero,

No hay comentarios

Dejar una respuesta