Crocus, bulbosa de invierno.

Entre las especies más bonitas que podemos disfrutar durante el invierno, encontramos las Crocus, estos bulbos de invierno son parte de la devoción de una gran cantidad de amantes de la jardinería los cuales optan por su implementación gracias a lo sencillo de su cultivo y su inigualable belleza.

Esta bulbosa perenne es de las especies invernales mas coloridas, dentro de su gran gama de variedades la mas conocida es el Crocus sativus, comummente conocida como azafrán.

Todas las variables de Crocus pertenecen a la familia de las Iridáceas, la cual se caracteriza en su morfología por poseer un órgano enterrado al cual funciona como reserva natural y es denominado cormo.

Su cultivo se desarrolla durante los meses de Octubre y Noviembre, y las mismas logran su esplendor durante el invierno.

Sus dimensiones pequeñas las convierten en una planta ideal para su cultivo en macetas ya que el máximo que logran alcanzar ronda los 25 cm.

No requieren demasiados cuidados y pueden ser implementadas en azoteas y balcones gracias a su gran colorido, por otra parte son portadoras de un aroma agradable y muy característico.

Si bien como argumentamos en un principio requieren bajos cuidados, es importante que el lugar donde se las disponga conste con una buena cantidad de nutrientes y exista disponibilidad de riego, su característica invernal no cae en desmedro del amor de esta planta por el astro rey, por lo tanto intente que si bien sea cultiva a resguardo disfrute de la mayor cantidad de horas de sol posible.

Otro buen motivo para utilizar los crocus es que son unos bulbos (cormos) que tienden a naturalizar por lo que año tras año apareceran en el sitio donde los hayamos plantado inicialmente por lo que es una buena opción.

crocus_1

Por Pablo Morales
para Garden Center Ejea

Compartir

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta