Cuidados-rosa-de-Navidad

Cuáles son los cuidados básicos de la Rosa de Navidad o heléboro

La rosa de Navidad o heléboro (Helleborus niger) es una planta cuyo género es de la familia de las Ranunculáceas.

Es muy popular en invierno dado que florece en esta estación y hasta inicios de la primavera.

Su situación en exterior es la ideal, aunque también puede formar parte de la decoración de las fiestas navideñas. Pero para poder conocer más sobre esta especie, a continuación te decimos cuáles son los cuidados básicos de la rosa de Navidad o heléboro.

Origen de la especie

El helébroro tienen una gran tradición e historia en la jardinería en Europa, durante siglos han sido utilizada para usos medicinales, ya que contiene alcaloides y otras sustancias químicas que produce un efecto purgante. Pero si se ingiere en grandes cantidades, puede ser muy tóxica. Realmente su nombre significa alimento letal.

El heléboro nombrado así en la antigua Grecia y también en tiempos romanos, aunque no se puede asegurar que sea esta planta a la que ellos se referían. Extractos de esta especie han sido usados en Homeopatía y en medicina tradicional en varios países.

En el año 2005 fue nombrada planta del año por la Asociación de Plantas Perennes, ya que es una planta que se adapta a todo tipo de condiciones. Razón por la que su popularidad aumentó. En España es desconocida y difícil de encontrar, solo las importaciones de planta de Holanda parece estar dando abastecimiento.

Su origen son las regiones montañosas de Europa y Asia Menor. De hecho, la rosa de Navidad es capaz de florecer y soporta grandes fríos. Tolera hasta los -15º C. Aunque se vende en macetas como decoración festiva, habría que permanecer en terrazas, balcones o el alféizar de una ventana, ya que el calor y la sequedad del interior del hogar terminará por marchitarla.

Características del helébroro

La rosa de Navidad es una planta rizomatosa perenne de porte rastrero que no suele alcanzar los 50 cm de altura. Si se planta en el jardín, suele utilizarse para formar grupos, en sotobosques bajo árboles o en macetas y parterres.

Las hojas son verdes, coriáceas y, por lo regular, perennes. Mientras que las flores son solitarias o en grupos de dos o tres que surge entre noviembre y abril, dependiendo de la variedad y el clima.

La gran gama de colores que va del blanco, rosa, pasando por el amarillo pálido, el verde pálido hasta el púrpura, así como varigadas, convirtiéndose en una aliada para dar un toque llamativo al jardín en el invierno.

Cuidados de la planta rosa de Navidad

La rosa de Navidad es una planta de gran belleza que no exige muchos cuidados para que se desarrolle de manera eficaz. Así que vayamos a conocerlos.

Cultivo. Se trata de una hermosa planta que cuando la mayoría de las especies del jardín hibernan, ella florece desde el mes de noviembre y hasta la primavera, por lo que su cultivo puede iniciar en el otoño. Habría que evitar los meses de invierno para plantarla, es mejor en la primavera. Considera que al tratarse de una especie colonizadora, suele propagarse sin dificultad.

Sustrato y abono. Las rosas de Navidad crecen muy rápido siempre y cuando tengan un suelo rico en materia orgánica, neutro o alcalino. Este debe estar húmedo con un buen drenaje.

Para que el sustrato sea fértil, es preciso abonar cada año con estiércol y después, conviene hacer un aporte cada 15 días con fertilizante mineral durante su floración, que comienza en otoño para obtener flores abundantes.

Claves del riego. Es una especie que soporta la sequía, pero no el exceso de agua. Aunque con mucho frío es mejor evitar el riego. La rosa de Navidad requiere de un riego regular para que la tierra siempre esté un poco húmeda, pero sin encharcar.

Evita que se mojen las hojas para no presentar enfermedades fúngicas. Además, las plantas adultas admiten más sol, pero si están ubicadas en lugares muy soleados, los riegos deberán ser más frecuentes.

Maceta adecuada. Dado que la rosa de Navidad enraíza profundamente, es necesario elegir una maceta de forma vertical para que se desarrolle de forma adecuada. Las que se cultivan directamente en el jardín pueden resistir más tiempo sin necesidad de regar, ya que sus raíces son largas y absorben el agua de suelos profundos.

Rosa-de-navidad-cuidados

Multiplicación de les especie. Se puede realizar por división de la mata en otoño. Este proceso requiere de guantes para poder separar las porciones con una navaja afilada y limpia, dejando en cada trozo, hojas y raíz.

Enseguida plantar y mantener la tierra húmeda. Es una planta sensible al viento, por lo que al dividirse, habría que prestar más atención para protegerla. El otoño es la estación ideal para trasplantar la rosa de Navidad.

Plagas y enfermedades. La rosa de Navidad es una planta resistente que no suele sufrir enfermedades ni ser atacada por plagas. Aunque sus enemigos son la Botrytis (podredumbre gris) y los pulgones.

Como recomendación es necesario saber que si tienes hijos o mascotas que les guste jugar con las plantas, no apuestes por una rosa de Navidad para decorar tu jardín, ya que es una planta altamente tóxica.

Las flores de heléboro o rosa de Navidad son delicadas, hermosas y únicas, porque mientras otras esperan el sol para estar en total apogeo, estás se atreven al frío del invierno a resurgir de entre la nieve.

Ahora si todo está seguro y vas a adoptar un heléboro para que decore tu hogar, considera estos cuidados para mantener esta planta en perfectas condiciones. Además, puedes seguir estos consejos para cuidar las plantas en la época invernal y que luzcan hermosas y sanas.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados