Reptil

Cuáles son los cuidados básicos de los reptiles

Reptil

Para ayudar a aquellas personas que quieren adoptar un animal como mascota, es importante saber cuáles son los cuidados básicos de los reptiles para puedan ofrecerles una óptima calidad de vida.

También vale la pena recordar que algunas especies necesitan una autorización especial. Por lo tanto, compra o adopta animales de origen legal, dado que podrías llevarte sorpresa desagradable, sobre todo puede que estés adquiriendo un animal de alguna especie protegida.

Características del reptil

Los reptiles son animales cuadrúpedos vertebrados, de piel escamosa y sangre fría. Son una especie diversificada y abundante en el planeta. Incluso se encuentran emparentados evolutivamente con los anfibios y las aves. Dentro de ellos existen cuatro grandes conjuntos que son los lagartos y serpientes, las tortugas, los alogátores y cocodrilos y, las tuátaras. Por lo que habría que conocer sus características.

Control térmico. La diversidad de reptiles cuenta con características biológicas, siendo la principal la de no controlar temperatura del cuerpo. Esto quiere decir que son ectotérmicos, por lo que dependen del medio ambiente y su conducta para poder mantener el cuerpo en óptima temperatura.

Reptiles domésticos

Digestión. La mayoría de reptiles son carnívoros y cuentan con un sistema digestivo simple. El metabolismo es más lento a diferencia de los mamíferos, por lo que es normal que tras su ingesta tengan períodos largos de reposo. En cuanto a los herbívoros emplean piedras para ayudar a triturar los vegetales.

Respiración. Los reptiles dependen de su capacidad pulmonar para el intercambio de gases. Algunos están preparados para poder respirar por las fosas nasales o con la boca abierta. Mientras que los reptiles marinos pueden llegar a albergar grandes cantidades de oxígeno en su interior para períodos largos de inmersión.

Reproducción. Los reptiles son ovíparos, lo que quiere decir que fecundan de manera interna. Los huevos poseen un cascarón correoso que al contacto con el aire se endurece de a poco, manteniendo al embrión protegido hasta el momento de la eclosión.

Piel. La piel de los reptiles está cubierta de escamas con quitina que están plegadas hacia atrás, lo cual la hace resistente y áspera. Funciona como defensa, además cuenta con capacidades miméticas como los camaleones. Existen casos como las serpientes que la piel escamosa forma parte del aparato de locomoción, la cual muda cada cierto tiempo a través de la pérdida de la epidermis.

Hábitat. Los reptiles precisan de un ecosistema cálido, ya que depende de ello para su temperatura. Por ello se encuentran en casi todas las latitudes del continente, adaptados a la vida marítima, terrestre, arbórea, insular y subterránea.

Cuidados de los reptiles como mascotas

Si estas pensando en mantener un reptil en casa, es preciso tener en cuenta las medidas para cuidar estos animales. Los reptiles pueden ser mascotas excelentes, ya que son fáciles de mantener y no requieren de un esfuerzo extra.

Hábitat. El contenedor para la mascota debe ser de acuerdo al tamaño y el hábitat natural. La jaula debe tener las dimensiones adecuadas y un árbol si es que se tiene un reptil arbóreo. En caso del terrario acuático, éste debe ser un recinto especial, donde el reptil pueda enfriarse para mantenerse alejado de las fuentes de calor.

Iguanas

Además, se debe hacer ciertas consideraciones con respecto a las mascotas que puedan crecer mucho como los pitones o las iguanas verdes. Para que el cuidado del reptil sea el ideal, la morada debe ser a prueba de escapes, calor, bien iluminado y resistente a la humedad.

Es imprescindible considerar que los objetos que se coloquen dentro de la jaula como las decoraciones o palos deben ser desinfectados. El desinfectante debe ser a base de fenol o cualquier limpiador de alcohol para propósitos de lavado y aclarado.

Alimentación. Los reptiles tienen distintos hábitos alimenticios. Puede haber omnívoros, herbívoros o carnívoros. Por lo regular, precisan pequeñas cantidades pero que sea variada. La dieta debe incluir minerales y nutrientes. Algunos alimentos comunes para los reptiles herbívoros son los berros, la lechuga, el perejil, las frutas y las verduras amarillas. Los tomates es de los preferidos para las tortugas.

Los reptiles carnívoros como las ranas, las serpientes y las jicoteas tienen una dieta rica en proteínas. Dentro de los alimentos más comunes son los ratones, insectos y algunos invertebrados. Otros alimentos con un aporte de proteína son los peces oro, huevos, pequeños reptiles y los yuppies.

Reptiles para adoptar

Hay que tener en cuenta que antes de adquirir un reptil como mascota, habría que asegurar qué categoría es, ya que unos son manejables, semi-manejables, mientras que otros por su naturaleza son mordaces, por lo que habría que ser conscientes que no todos se pueden tener en cautiverio.

Limpieza. A la hora de cuidar la limpieza de tu reptil, lo importante es mantener la limpieza del terrario de manera constante. De este modo, es importante limpiar la casa de tu mascota al menos una vez a la semana, eliminando sus necesidades y limpiando el lugar a fondo.

Compañía. Este es un punto que queremos resaltar a la hora de cuidar la mascota, ya que la compañía es primordial. Los reptiles son animales bastante independientes y de hecho no suelen responder a un llamado.

Especies de reptiles para tener en casa

Al margen de los distintos cuidados que se han enumerado para tener un reptil, puede que sea bueno tener claro elegir el adecuado. Así que a continuación te decimos las mejores especies de reptiles para tener en casa.

Iguana. La iguana es uno de los reptiles más adecuados para tener en casa, después de todo es muy atractivo, hermoso y curioso. Sin embargo, hay que recordar que cuando son jóvenes, son pequeños, pero tienden a aumentar considerablemente en la edad adulta. Para tener una iguana en casa, habría que adaptar un terrario que sea lo suficientemente alto como para colocar un tronco sobre el que pueda trepar el reptil. Además, la temperatura y la humedad deben ser controladas.

Geckos. Si eres nuevo en lo que respecta al mundo de los reptiles, este animal es muy fácil de cuidar, ya que son muy dóciles y necesitan poco espacio para moverse. Un terrario simple y un poco de agua será suficiente para cuidar al animal. La dieta está basada en insectos, por lo que habría que considerarlo.

De las casi 9.000 de especies de reptiles, se estima que un 28% están en peligro de extinción, ya que no cuenta con protección, ante ámbitos ecológicos como la contaminación y la caza. Por otro lado, muchos reptiles presentan un aspecto amenazador, por lo que también son considerados como nocivos y el hombre acaba con ellos.

Tortuga. Las tortugas son uno de los reptiles más famosos que se pueden llegar a tener en casa. Sin embargo, debe entenderse que existen diferentes tipos, cada una de ellas con diferentes necesidades de atención.

Enfermedad metabólica ósea en reptiles

Los animales exóticos son mascotas delicadas por sus necesidades y requerimientos nutricionales. El error en la dieta, es la causa principal de la enfermedad ósea metabólica que es capaz de dañar los huesos de los reptiles. La enfermedad ósea metabólica se puede producir en varias especies de reptiles. Sin embargo, la especie que más puede llegar a sufrir esta enfermedad es la iguana.

Se debe principalmente a la falta de calcio, que viene condicionado por la dieta. Aunque también se debe a las deficiencias de vitamina D. De manera concreta, se debe a un desajuste en la relación el calcio y el fósforo, ya que están equilibrados en el organismo.
En el caso del calcio es extraído por los huesos, que se vuelven débiles y se deforman. Incluso la falta de calcio y el exceso de fósforo en la dieta pueden minimizar la absorción de calcio. La falta de exposición a los rayos UVA causa problemas de absorción del calcio por la vitamina D.

Reptil enfermo

Esta enfermedad suele presentarse en animales jóvenes, manifestándose con la inflamación de la mandíbula, ya que esta zona es la más evidente de tumefacción, pero afecta todo el esqueleto. En casos crónicos que llevan mucho tiempo, puede llega a ser visible las deformidades y las fracturas e incluso requieren de prótesis. Por si fuera poco, la mascota experimentará mucho dolor al grado de negarse a comer.

Tratamientos y prevención de la enfermedad

En casos leves debe ser más estrictas las condiciones de manejo. Por lo que es preciso reestructurar la dieta de la mascota e incluir fuentes naturales de calcio. El uso de suplementos está bien, pero la planta diente de león ofrece un complemento de calcio natural.

Accesorios básicos para tortuga

La alimentación para el reptil que sufre de esta enfermedad se consigue a base de alimentos que contengan calcio y lo doble que el fósforo.

Además, los rangos de temperatura del terrario debe estar adaptados a la especie y, sobre todo, a aquellos reptiles que tengan exposición diaria a los rayos UVA, siendo básico que parte de esa luz sea natural.

Pero en aquellos casos más graves deberán requerir medicamentos que estén basados en calcio y siempre bajo control del veterinario, ya que este se basará según las necesidades y antecedentes de la mascota. Así que no eches en saco roto esta enfermedad y dale lo necesario a tu reptil.

En conclusión, la mejor forma de mantener un reptil sano, es suministrándole una nutrición apropiada, una buena higiene y un ambiente limpio. No hay que olvidar que ante cualquier duda, lo mejor es comentarlo con el veterinario. Asimismo, convendría saber cuáles son los reptiles más recomendables para adoptar

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados