Peces

Cuáles son los mejores peces para principiantes

Peces

Los peces son animales sensibles y, por tanto, requieren cuidados específicos para poder sobrevivir. Sin embargo, la realidad es que si no se le presta la atención pertinente seguramente será un rotundo fracaso.

Así que es importante que al adquirir un acuario por primera vez, se adquieran especies resistentes y muy pacíficas para que adapten al lugar y no existan problemas. Por ello a continuación te decimos cuáles son los mejores peces para principiantes.

Peces aptos para principiantes

Cuidar de peces puede ser una experiencia muy positiva para los más pequeños de la casa, ya que empiezan a aprender a tener responsabilidades. Pero antes de tener comprar peces simplemente por su aspecto, habría que plantearse cuáles son los peces aptos para principiantes.

Molly (Poecilia sphenops). Son peces del mismo género que los guppys, pero algo más grandes y voluminosos. Estos peces pueden convivir perfectamente con otros peces de agua dulce, pero el acuario debe estar lo más natural posible. Los machos crecen hasta los 6 cm de longitud, mientras que las hembras pueden llegar hasta los 10 cm.

La diferencia sexual no acaba aquí, ya que los machos son mucho más esbeltos, tienen aletas más grandes y portan un gonopodio. La temperatura de estos peces aguantan un intervalo relativamente amplio, pero lo ideal es que el agua se encuentre entre los 24 y 26,7 °C con un pH de entre 6.7 y 8.5.

Pez óscar (Astronotus ocellatus). Sin duda, uno de los peces de agua dulce más impresionantes, bellos y resistentes del mundo. El pez óscar enamora por su porte, conducta y sus colores anaranjados-negruzcos. El tamaño puede ser muy grande, algunos ejemplares alcanzan 50 cm de longitud y 1,6 kilogramos de peso. Estos peces son agresivos y territoriales y, pueden vivir hasta 20 años con los cuidados adecuados. Además, suelen convivir con otros peces pasivos de portes considerables. La temperatura es de entre 23 y 27 ºC.

Peces

Guppy (Poecilia reticulata). El guppy es el pez de agua dulce. Las hembras son de color gris con colas llamativas. Alcanzan una longitud de 3 a 6 cm. Mientras que los machos llegan a los 3,5 cm de longitud máxima, pero presentan las colas más bellas en todo el reino animal. La esperanza de vida es de 2 años y son animales muy pacíficos, por lo que se puede juntar sin problemas con otras especies de agua dulce que compartan sus requerimientos ambientales.

El tanque debe ser de 40 litros mínimo, pero que cada ejemplar que se añada va a aumentar la demanda del tanque por 5 litros más. La temperatura deberá ser de entre 20 a 28 ˚C, aunque es mejor mantener a una temperatura constante de 25 ˚, con un pH de entre 7.0 y 8.0.

Pez betta (Betta splendens). El betta es otro de los peces más aptos para principiantes. Estos animales no pueden vivir en peceras minúsculas, igual que tampoco aguantan bien en una instalación que no tenga un calentador ni un sistema de filtrado. Son animales muy resistentes, pero no invencibles. Además, hay que tener en cuenta que estos peces son extremadamente agresivos y territoriales. Por esta razón, nunca se concibe mantener más de un ejemplar de la misma especie en el acuario.

La temperatura ideal se encuentra en los 26 ˚C. Valores menores de 22 ˚C pueden poner en peligro la vida del pez. Los bettas son extremadamente resistentes por su capacidad para sobrevivir en aguas con pH y dureza muy variables.

Aclimatar peces

Pez cebra (Danio rerio). Este animal es otro de los peces ideales para principiantes, el cual presenta un aspecto único con requerimientos mínimos. Se trata de un pez pequeño, de 1,8 a 3,7 cm de longitud, que destaca sobre todo por sus 5 rayas azuladas que recorren su cuerpo de forma horizontal.

La única complicación de esta especie es que son animales que viven en cardúmenes. Por ello, no se podrán detectar todos los comportamientos típicos del pez cebra a menos que se tengan una gran cantidad de ejemplares en el acuario. Como regla general, hay que introducir mínimo 5 peces cebra en el acuario para que no se depriman y mueran. La temperatura del agua ideal está entre los 17 y 24 °C, pero este pez se puede adaptar a aguas bastante más cálidas, con un pH de entre 6.0 y 8.0.

Pleco (Hypostomus plecostomus). El pleco es el pez de fondo por excelencia y un buen limpiador natural, ya que se alimenta de las algas que pueblan los acuarios. Es una especie muy resistente que se nutre de materia vegetal, desechos y crustáceos de forma esporádica. La única complicación de este pez apto para principiantes ,es el tamaño que alcanza. Un ejemplar adulto llega fácilmente a los 30 cm de longitud, así que solo hay que introducirlo en acuarios de gran capacidad o en estanques.

Estos peces deben mantenerse en acuarios de 500 litros en adelante. Son ideales para tanques con especies muy grandes y para estanques, con una temperatura de 22 a 30 °C y un pH de entre 6.5 y 7.5.

Peces

Swordtail (Xiphophorus hellerii). Esa una especie similar al molly, pero con algunas características especiales. Estos peces aptos para principiantes son de tamaño medio, pues los machos alcanzan unos 14 cm de longitud totales y las hembras 16 cm. El dimorfismo sexual es evidente, ya que los machos presentan una punta muy larga en su aleta caudal.

Estos peces conviven bien con otras especies y pueden alojarse en tanques comunitarios grandes. Aguantan bien un rango entre 22 y 28 ˚C, aunque lo mejor es mantener una temperatura media de unos 25 ˚C con un pH de entre 7.0 y 8.4.

Tetra neón (Paracheirodon innesi). El tetra neón es otro de los peces ideales para principiantes, de tamaño muy pequeño y apto para acuarios reducidos. El cuerpo es fusiforme y tiene una longitud media de 1,5 cm, pero destaca por su color semitransparente y sus tonos azulados-rojizos fosforitos llamativos.

Estos peces son de cardumen y su despliegue comportamental es mucho más claro cuando se mantienen varios ejemplares en el acuario. Se debe introducir un mínimo de 6 animales por tanque, pero mejor si se mantienen comunidades de 12 individuos en adelante. Para un grupo pequeño puede ser un acuario de 30-40 litros, con una temperatura de entre 20 y 28 °C, mejor si el agua se mantiene en una media de 24 ºC

Género Corydoras. El género Corydoras engloba algunos de los limpiadores de acuarios más eficaces y fáciles de mantener. Viven en grupos de 4 a 5 ejemplares, la mayoría de especies se mantienen en tamaños pequeños y limpian los fondos del acuario de forma excelente.

Son peces muy resistentes, pero hay que tener cuidado de no colocarlos en peceras con sustratos puntiagudos. La temperatura ideal es de 26 ºC, aunque algunas especies pueden aguantar temperaturas bastante más bajas con un pH entre 7.0 y 8.0.

Goldfish (Carassius auratus). El goldfish o carpín dorado es uno de los peces para principiantes por excelencia. Son animales resistentes, pero como los bettas, requieren un mínimo para sobrevivir. Esta especie alcanza portes importantes, pues un pez adulto llega fácilmente a los 15 cm en un acuario de cristal y hasta los 40 cm en un tanque, dependiendo de la variedad.

Además, produce muchas deposiciones a un ritmo muy rápido, así que una comunidad de goldfish requiere un filtro muy potente en el tanque. Aunque esta especie aguanta temperaturas bajas sin enfermar, son los únicos peces de toda la lista que se pueden considerar de agua fría.

Aclimatar peces en el acuario

Un acuario debe tener un equilibrio para que pueda garantizar el éxito de la vida marina. Por esta razón, es preciso saber cómo aclimatar los peces en el acuario para evitar causarle daño a nuestra mascota y desestabilizar la pecera.

Un acuario es una cuestión de equilibrios para garantizar el éxito de la vida marina. Por ello, el aclimatar peces en su depósito, es uno de los procesos más delicados a los que nos podemos enfrentar. Se trata de una transición para evitar causar daño a a los peces y desestabilizar por completo la pecera.

Aclimatar peces consiste, básicamente, en acostumbrarlos a su nuevo ecosistema. Una forma de hacer que estos animales marinos se familiaricen con los parámetros de temperatura, pH, salinidad y de más detalles necesarios. No hay que perder de vista que estas mascotas son sumamente sensibles a cualquier cambio de agua.

Método para aclimatar peces según su tipología

Cabe recordar que los peces se estresan con facilidad, por lo que habría que tratar de que la transición del contenedor en el que viven a nuestro acuario se realicen en condiciones óptimas y tranquilas. Así que veamos los métodos para aclimatar peces según la procedencia del mismo.

Aclimatar peces acuarios

Peces de agua dulce. Es una alternativa para los peces de agua fría y de agua tropical. Este método es ideal, ya que suele llegar a casa dentro de bolsas plásticas. En ellas no solo está nuestro nuevo miembro de la familia, sino parte del agua al que él está acostumbrado.

  • Comenzaremos por introducir el plástico cerrado al acuario durante un cuarto de hora. Con ello, se va a conseguir equilibrar la temperatura del agua de la bolsa a la pecera de forma gradual para que el pez se acostumbre a la temperatura.
  • Después de este tiempo, corta la parte superior de la bolsa para que el agua no se mezcle de golpe con la del acuario.
  • Lo ideal es que me mezcle de forma paulatina, vertiendo medio vaso del depósito dentro de la bolsa cada 5 minutos hasta que quede llena.
  • Repite la operación de llenar y vaciar cuatro veces antes de incorporar al pez o peces, para lo cual es mejor ayudarse de una red.

Peces de agua salada. Es una técnica excelente para animales marinos o para quienes tienen un ecosistema de agua salada.

  • Tan solo se requiere de un recipiente y un tubo atóxico para poder llevar a cabo la labor.
  • Deposita la bolsa flotando en el acuario durante un cuarto hora para que se acostumbre a la nueva temperatura.
  • Transcurrido el tiempo, vacía el contenido de las bolsas en cubos. En caso de que sean invertebrados sensibles al aire, sumerge la bolsa para evitar dañarlos.
  • Con el tubo atóxico comenzar a gotear el agua del acuario al interior del cubo.
  • Meter un extremo en la pecera y con el otro soplar para introducir el líquido. El flujo ideal es de 2 a 4 gotas por cada segundo.
  • Es importante medir la salinidad de envase como del acuario para corroborar si está equiparado.
  • Una vez hecho, es momento de pasar los peces con la ayuda de una red o sumergir la bolsa al acuario.

Enfermedades más comunes en peces de acuario

Si tienes peces de acuario debes ser consciente de que requieren ciertos cuidados y están expuestos a algunas enfermedades. Y aunque no es fácil saber si un pez está enfermo, a continuación te decimos las enfermedades más comunes en peces de acuario para que seas muy observador y prestes atención.

Putrefacción de la aleta. Es de las enfermedades más frecuentes en acuarios. Sin embargo, se puede prevenir si se actúa a tiempo. La aleta del pez se vuelve opaca o blanca, adquiere un aspecto deshilachado y se inflama. En ciertos casos presenta sangre en los bordes. Así que si continúa puede llegar a ser mortal. Las peleas, la súper población o una nula calidad del agua son los causales. Por lo que medicamentos antibacterianos y una limpieza correcta pueden ayudar.

Tuberculosis. Esta enfermedad puede desarrollarse a través de un ejemplar portador de la bacteria. Es decir, por vía de contagio o por la ingesta de un material infectado. Los síntomas son úlceras, adelgazamiento, caída de escamas, deformación de la columna vertebral y palidez.

Desorden de la vejiga natatoria. Es de la enfermedad más común en los betas y en los golfish, pero puede estar presente en otras especies. Así que si un pez tiene dicho padecimiento no podrá desplazarse de forma correcta, se hundirá en el fondo de la pecera o flotará al revés. Las causas se deben a estar sobre alimentado, la aparición de parásitos o bacterias, defectos de nacimiento o problemas mecánicos.

Punto blanco. Uno de los parásitos causantes de este padecimiento en los peces es el protozoo Ichthyophthirius multifilis, el cual infecta la epidermis de las branquias y las aletas al alimentarse de tejidos y piel. Esta infección genera manchas blancas en el cuerpo del pez.

Intoxicación por cloro. El agua común que se coloca en la pecera sin haber recibido un tratamiento que pueda quitar el exceso de cloro puede generar pudrición del agua o dar pie a la proliferación de las bacterias, siendo mortal para los peces.

El pez cumple un rol fundamental en el equilibrio de la naturaleza, al ser el encargado de contribuir con nutrientes a los ecosistemas marinos.

Enfermedad del medio acuático. Cuando el pH del agua es superior a 9 o menor a 5.5 puede provocar la muerte en los peces. El medio acuático se llena de nitrito y amoníaco, siendo componentes venenosos. Y aunque no es una enfermedad como tal, esto puede ocasionar problemas serios. Todo ello se debe a que los filtros no funcionan bien, el oxígeno no es suficiente o existe mucha materia orgánica descomponiéndose.

Así que si quieres iniciarte en el mundo acuático, estos peces son una gran opción, ya que son los mejores para principiantes. Asimismo, convendría saber la clasificación y características de los peces para asegurar una correcta elección.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados