El cuidado del Jardín en Otoño

Junto al otoño, comienza la temporada de cuidados especiales de los jardines. Después de enfrentar las altas temperaturas del verano, las plantas se preparan para el recogimiento del invierno.

Con la llegada del otoño, se inicia un nuevo período. Los jardines y las plantas de maceta, que ciertamente pasaron malos ratos con el calor del verano, precisan de cuidados para recuperar la forma y enfrentar las transformaciones que llegan con la nueva estación del otoño.

El otoño es una excelente época para realizar dos tareas específicas en el jardín: limpieza y abonado.

Limpieza General. El primer paso para cuidar del jardín en esta época del año, es hacer una buena limpieza. Elimine los insectos y hierbas dañinas que probablemente invadieron canteros y macetas durante el verano. Hojas y gajos secos deben de ser eliminados, con una poda de limpieza.
Rastrillos pueden ayudar a la tarea de limpieza. Aproveche también para dar mantenimiento a los canteros ya formados, esclareciendo el suelo para favorecer la aireación u oxigenación de las raíces.

Evite en este caso, el uso de una azada o pala, este trabajo debe realizarse con un esclarecedor, porque esta herramienta permite acceder al espacio entre las plantas sin llegar a dañarlas.

4363-1

Prepare el suelo para el abonado. En las macetas y jardineras, use una estaca para revolver la tierra superficialmente. Siempre que sea posible, prefiera ingredientes orgánicos para hacer el adobo, por ejemplo el humus de lombriz o la harina de huesos.

Cuidado con las podas, esa tarea requiere mucha atención.

Ni piense en podar plantas que están por florecer en invierno o inicio de la primavera, pues su floración puede ser perjudicada.
Podas educativas, aquellas que dirigen el crecimiento de las hojas, tampoco son recomendadas. Lo cierto es hacer apenas una poda de limpieza retirando hojas amarillas y gajos secos para favorecer la penetración de los rayos solares entre los gajos de la planta.

Esa poda de limpieza es especialmente indicada para los cercos vivos.

Consejos para hacer una poda de limpieza sin errores

Con tijeras de puntas finas es posible alcanzar áreas de acceso más difícil en arbustos y cercos vivos, pero para varas leñosas, es esencial usar una tijera de poda adecuada para no masticar los tallos.
Use siempre herramientas que estén bien afiladas, evitando damnificar las plantas.
Para podar hojas muertas, haga un corte limpio, en la extremidad del pecíolo, exactamente donde el tallo de la hoja encuentra el gajo.

2421

De una ayuda para las plantas que precisen de apoyo.

De una manera general, las plantas en otoño, pierden una buena parte de sus hojas, lo que ofrece una optima oportunidad para verificar las condiciones de las plantas que precisan de soporte o tutores.

Verifique las condiciones generales de estos apoyos y aproveche para corregir la conducción de las ramas que crecen durante el verano. Evite hacer cortes y podas de corrección, eliminando apenas las ramas que presenten algún problema serio (como quiebra, ataque masivo de insectos o plagas, etc.)

Garantice la humedad de las plantas sin encharcar

Con el final del verano y la disminución del calor, la cantidad de agua de las riegas debe ser disminuida, pues la evaporación del otoño es menor. Por otro lado, las plantas estarán entrando en un período en el cual las lluvias disminuyen y el suelo pasa a quedar más reseco. Una optima medida es aprovechar para incorporar a la tierra elementos de acción hidroretensora, o sea, que absorben y mantienen la humedad en la medida cierta. El más recomendado es el humus de lombriz que además de cumplir esta función, aun contiene buenos nutrientes para las plantas.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta