El  hecho de criar animales es de suma importancia, por lo que preciso considerar ciertos aspectos para que tengan un ambiente seguro y que puedan llevar una vida con total normalidad. Las gallinas son aves que brindarán huevos frescos de manera constante, por lo que es necesario seguir una serie de pautas para que la producción sea la mejor. 

cuidado-gallinas-ponedoras

Quizás también te pueda interesar: Beneficios de interactuar con un caballo

Pautas básicas para el cuidado de las gallinas ponedoras

El agua: Es fundamental que en aquellas épocas de calor tengan listo el bebedero con hasta medio litro de agua para que puedan disponer de ella. Este debe ser de un tamaño considerable, en el cual no puedan meterse para evitar infecciones, ya que este líquido debe estar siempre limpio.

El comedero: un comedero de un tamaño considerable para que puedan comer todas las gallinas, será lo ideal.

El alimento: si se tiene espacio solo para las gallinas será lo mejor, ya que pueden estar libres para que puedan buscar insectos, semillas o plantas para alimentarse. Además, es necesario colocar granos enteros para que estén picoteando y complemente su alimentación y así puedan cubrir sus necesidades.

Cuándo ponen huevos: a parir de los 5 meses de edad, una gallina comienza a poner huevos, llegando al máximo de puestas a los 2 años. De ahí que la producción de huevos desciende de forma gradual. Una gallina vive unos 15 años aproximadamente, siempre y cuando las condiciones sean buenas.

La presencia del gallo: el tener un gallo y éste logre pisar a la hembra, el resultado de los huevos es que serán fértiles y podrá nacer un pollito, si se incubase.

gallinas-ponedoras

El acopio de huevos: los huevos que se recogen por lo regular están limpios, en caso de que estén sucios, limpiarlos en seco. No enjuagar los huevos, ya que se elimina la cutícula que ayuda a conservar el frescor.

Huevo bueno o malo: aquellos huevos que al sumergirse en agua fría y limpia, logran flotar indica que están en mal estado. Además, al abrirlo si la yema está redondeada  y sobresale por encima de la clara es fresco. Y si no se distingue diferencia entre la clara y la yema, esto quiere decir que es viejo.

La luz: para que las gallinas logren poner huevos deberán tener como mínimo 14 horas de sol diarias, por lo que es básico orientar el gallinero hacia el sur.

La siesta: las gallinas requieren de perchas a distintas alturas en el gallinero para que puedan dormir cómodamente. Separar las perchas de la zona de puesta es lo mejor.

Compost para huerto: la gallinaza obtenida del excremento de las gallinas resulta un abono orgánico que aporta nutrientes a las plantas, ya que es rico en proteínas y minerales. Pero hay que considerar que al contener mucho nitrógeno, es preciso mezclarlo con restos vegetales y estiércol de otros animales para que sea un compost de alta calidad.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta