Las surfinias son las protagonistas del verano y los días cálidos. Razón de peso para que se les de el cuidado necesario para que luzcan resplandecientes y adornen las casas durante toda la estación.

Cuidados surfinias

No dejes de leer: Flores del Verano: La mejor selección de plantas

Cuidado de las surfinias

De una amplia gama de colores para dar ese toque de luminosidad al jardín, terraza o balcón. Son plantas híbridas que precisan de ciertos cuidados por lo que valdría la pena seguirlos.

Tiesto. Al ser plantas de crecimiento rápido, demandan un espacio considerable. Lo que significa que es necesario tener un recipiente de buenas dimensiones para que una vez enraizadas puedan continuar su desarrollo de forma adecuada. Así que es muy importante planificarlo para evitar hacerlo justo en la época del verano y detener su floración.

Luz. Un gesto natural de esta especie es que se estiran enfocándose al sol, ya que demanda la mayor cantidad de luz durante todo el día. Así que un factor de peso, es que se ubique en un lugar con una buena exposición de sol para que su crecimiento sea favorable.

Riego. El riego es fundamental para que crezca sana. Sin embargo, es primordial saber que la planta surfinia deberá tener un riego constante (en la primavera serán días alternos y en el verano a diario), pero jamás en exceso. Lo ideal es regar en cantidades pequeñas, evitando mojar las hojas y las flores. Otro factor primordial es el drenaje. Si bien, requieren agua de forma continua, el exceso perjudica las raíces, provocando su muerte.

Surfinias

Abono. Está claro que la floración es un período de desgaste para cualquier planta. Y más todavía para aquellas especies prolíficas como la surfinia. Por lo que el echarle una mano puede ser lo mejor. Así que aplica un fertilizante líquido para plantas cada 10 días durante los meses de floración.

Plagas. Si para las personas esta especie puede ser irresistible, imagina para las plagas. De las típicas de los meses de sol es el pulgón y la araña roja, siendo enemigos que se deben mantener a raya desde su primera visita, ya que pueden llegar a invadir hasta el grado de debilitar la planta a una velocidad increíble.

Así que no eches en saco roto estos cuidados para que puedas disfrutar de todo su esplendor. Porque lejos de ser una planta complicada, puede ser el punto focal de una linda postal que siempre recordarás.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta