Las Anémonas del jardín, con sus hermosas flores blancas, rojas, violetas, rosas o azules, acompañadas con un bonito ramo de hojas similares al helecho, son alegres y duraderas. Las flores cortadas, siempre son una grata visión en floristerías y, si cuentas con una ventana soleada con antepecho o un patio luminoso y protegido, puedes cultivar tus propias Anémonas y apreciarlas durante muchas semanas. Por ello, a continuación, te dejaré los cuidados y propagación de la Anémona.

anemona

Quizás también te pueda interesar: El poder de la luna sobre las plantas

La Anémona coronaria es una especie que florece durante la primavera y se cultiva principalmente en exteriores al abrigo, o bien, en invernaderos frescos. Su origen es mediterráneo y asiático y cuenta con tallos de 15-30 cm, cuyas flores pueden ser blancas, rojas, azules. Podríamos decir que es la madre de la Caen (de una sola flor) y de la St. Brigit (de dos flores, ambas con el centro negro).

Por otro lado, las Anémonas japonesas, suelen florecer en otoño y son perennes y resistentes. Estas lucen mejor en macizos de flores, donde otras plantas pueden ayudarla a ocultar sus flores dispares.

Cuidados de la Anémona en primavera y verano

anemona2

Cultiva la Anémona en un sitio soleado, pero lejos de las corrientes de aire frío, o bien, en un lugar sombrío. Asegúrate que el compost se mantenga siempre húmedo y abona la planta con un fertilizante líquido cada 15 días durante la época de crecimiento. Disminuye de manera gradual el riego cuando las flores se marchiten y, cuando las hojas mueran, interrumpe el riego totalmente.

Las Anémonas que florecen en primavera, suelen descansar durante el verano y, para que florezcan adecuadamente al siguiente año, deberás mantenerlas a una temperatura cálida hasta mediados del otoño, cuando empiezan a crecer. Si tienes mucho espacio, coloca la planta en el interior de tu casa, en penumbra y en un sitio templado.

Cuidados de la Anémona en otoño e invierno

anemona1

Si quieres que tu Anémona florezca en primavera, tendrás que plantarla a mediados del otoño, aunque la Anémona coronaria y la St. Brigit (Anémonas de jardín), pueden plantarse en el verano. En realidad, la gran familia de la Anémona coronaria puede plantarse en sí durante todo el año para una floración continua, aunque los mejores resultados se obtienen cuando se planta en otoño.

Coloca una capa de material de drenaje en la base de una maceta y, posteriormente, rellena con compost y un poco de estiércol. En una maceta grande, puedes colocar varias Anémonas de la misma especie para que luzcan súper atractivas.

Planta los tubérculos pequeños a 8 cm de profundidad, con una separación de aproximadamente 10 cm, de acuerdo al tamaño que esperas que alcance la planta. Afirma muy bien el compost y mantenlo ligeramente húmedo. Lleva la maceta en un sitio soleado pero fresco y cuando surja el primer brote, incrementa la cantidad de agua gradualmente y abona con un fertilizante líquido cada 15 días.

Propagación de la Anémona

anemonasmall

Divide las raíces tuberosas en octubre, plantándolas en macetas como si de plantas nuevas se tratara y para cultivar la Anémona a partir de semillas, siembra en febrero en bandejas o macetas con una mezcla de una parte de arena y tres partes de compost semillero.

Cubre las semillas ligeramente con arena fina, humedece el compost y mantenlo húmedo a la sombra y a una temperatura de no más de 16 °C.

Cuando aparezcan las plántulas, ve exponiéndolas a una luz intensa, pero mantén la temperatura y conserva el compost húmedo. Deja las plántulas que crezcan libremente durante el primer año, antes de decidir cambiarlas de maceta.

Te recomendamos leer: El Epiphyllum, tiene flores magnificas que abren durante el día o la noche

Recuerda que mantener la tierra permanentemente saturada de agua es nocivo para la Anémona. Por otra parte, rocíala con un fungicida con base de cobre o piretrina si deseas evitar enfermedades producidas por hongos como las royas, o el pulgón verde.

Compartir

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta