Árbol serpiente también conocido como radermachera sínica es un pequeño árbol de crecimiento rápido, el cual tiene su origen en el Sur de China y Taiwán. Pertenece a la familia de las Bigmoniáceas.

Árbol serpiente cuidados

Quizás también te puede interesar: Árboles frutales de crecimiento rápido

Características del Radermachera sinica

Es un árbol cuya altura es de 30 metros. Las hojas son de un color verde brillante y de forma ovalada. Las flores son de forma acampanada de unos 7 cm de diámetro, perfumadas y de distintos tonos. Se reúnen en inflorescencias terminales de tipo panícula sostenidas por cortos pedicelos. Los frutos son cápsulas cilíndricas dehiscentes, alargadas, de color marrón, que al colgar tiene el aspecto de una serpiente, de ahí su nombre.

Cuidados del Árbol serpiente

Árbol serpiente

Suele emplearse en interiores y sus cuidados no son nada complicados. Es una especie que requiere de un lugar muy iluminado, pero en el cual no reciba los rayos del sol de forma directa.

La temperatura ideal puede ser entre los 18˚ a los 22˚C en el verano y de los 12˚ a los 16˚C en el invierno. Es una planta muy sensible a los cambios de temperatura, sobre todo si son muy bruscos. Se recomienda que este a salvo de aquellas corrientes de aire, ya que puede ser muy perjudicial.

El suelo más idóneo es el que se emplea un sustrato de calidad con un buen drenaje.

El riego debe ser abundante para que la tierra este muy húmeda, pero sin que se llegue a encharcar. Es mejor usar agua con cal y pulverizar las hojas una vez a la semana para que se mantengan húmedas.

La poda debe ser únicamente para controlar su crecimiento, ya sea en interior como en exterior.

El abono debe ser un fertilizante mineral cada 15 días, pero solo durante la primavera y el verano.

Las plagas y enfermedades pueden presentarse cuando el árbol tiene poca humedad. Dentro de las plagas que pudieran atacarlo se encuentra la araña roja. Así que habría que estar checando constantemente.

El método más efectivo para multiplicarse es por medio de esquejes, ya sea aquellos que se realicen en la primavera o el verano.

Es un árbol que precisa de cuidados básicos, pero que con ese porte y elegancia bien valdría tener en ese espacio verde. Así que anímate a plantarlo y cuéntanos tu experiencia. Seguro que no te vas a arrepentir y dará ese toque distintivo al jardín.

Imágenes cortesía de: Forest and Kim Starr

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta