Tortuga

Cuidados básicos para las tortugas de tierra y agua

Tortuga

Si amas los reptiles, lo más probable es que tarde o temprano desees tener una tortuga de tierra o agua en casa.

Y es que son animales tranquilos y longevos, siendo los preferidos de los niños.  Pero no todas las tortugas tienen los mismos hábitos. Así que a continuación, te decimos los cuidados básicos para las tortugas de tierra y agua.

Necesidades de las tortugas de tierra

La tortuga de tierra es un grande mascota que requieren una serie de cuidados generales para que su crecimiento sea óptimo. Así que vayamos a conocer todas sus necesidades para brindárselas cuanto antes.

Terrario. A la hora de elegir un terrario para la tortuga de tierra, trata de que este sea lo más grande posible. Coloca en el suelo un terrario con un buen sustrato con partículas grandes para que la tortuga este a gusto. Se puede usar papel periódico o crear un lecho natural a base de tierra, arena y follaje, sin olvidar mantener un control exhaustivo para evitar que la tortuga los ingiera.

Vigilar la temperatura, humedad e iluminación del ambiente y ubicar el terrario cerca de una ventana. Si esto es posible, colocar lámparas especiales para terrario y fuentes artificiales de calor. Durante el invierno, la tortuga es probable que no coma ni se mueva demasiado, la única cosa que hará es dormir. Recuerda proveerle un recipiente con agua limpia y fresca y, si es posible, haz que se ejercite dejándola caminar en un espacio con hierbas y plantas naturales.

Dieta. Una tortuga de tierra debe seguir una dieta adecuada con un alto contenido en fibra. Por otro lado, el sol es fundamental para que las tortugas de tierra mantengan fuerte su caparazón y fijen el calcio de la dieta. Por ello, es importante que tomen sol durante al menos 15 minutos al día. También se pueden comprar alimentos para tortugas y darle pienso seco para perros o gatos una vez a la semana. Es necesario completar su dieta con un suplemento vitamínico y suplemento de calcio.

Reproducción. Si tienes dos tortugas, un macho y una hembra, durante la época de celo podrás apreciar el apareamiento, el cual dependerá de la temperatura del ambiente y las horas de luz al día. La cópula durará aproximadamente 20 minutos y la gestación de entre 8 a 9 semanas.

Si decides tener tortugas de tierra en tu casa como mascota, es fundamental que no te olvides que se trata de animales silvestres, por lo que deberás hacer un esfuerzo para que el entorno se parezca a su hábitat natural y de esa manera vivan saludables y felices durante muchos años.

Guía para el cuidado de la tortuga de agua

La tortuga de agua es una mascota muy habitual y común, ya que la popularidad de estos reptiles ha subido como la espuma durante los últimos años. Son muchos los motivos para tener una tortuga como mascota, pero habría que tener en cuenta sus cuidados para que esta crezca sana y feliz

Terrario. La tortuga necesita tener su propio hábitat o espacio, que puede ser una pecera o un terrario. El hábitat deberá cumplir con una piscina con profundidad suficiente para que pueda nadar tranquilamente sin chocar con la decoración que pueda tener.

Una parte seca que esté por encima del agua en la que la tortuga pueda secarse y tomar el sol, así como descansar. El tamaño del terrario de la tortuga de agua debe ser el suficiente para que el animal tenga espacio para nadar, siendo de un tamaño de por lo menos 3 o 4 veces la longitud de la propia tortuga. Cuanto más amplio sea el espacio, mejor condición de vida tendrá.

Además, para que la tortuga no desarrolle ninguna enfermedad por falta de higiene habría mantener el agua lo más limpia posible, vaciando y rellenando el acuario semanalmente. También se puede optar por adquirir un sistema de filtros y olvidarse de la limpieza. Se puede añadir elementos al terrario como palmeras, castillos o plantas de plástico y crear un entorno original y único.

Dieta. La alimentación es parte fundamental en el cuidado de las tortugas semiacuáticas. Lo ideal es que la dieta sea equilibrada y variada para que tengan todas las vitaminas y nutrientes necesarios para poder crecer correctamente. El alimento base debe ser pienso especial para tortugas. Este producto es preparado con alimentos especiales, pero habría que tener en cuenta que un buen pienso debe contener proteína cruda al 35%, grasa cruda al 10%, fibra cruda al 5%, cenizas al 5 % y humedad al 10%. Este producto puede suministrarse a diario.

Pero se puede complementar con fruta, vegetales y carne o pescado, aunque estos últimos con medida. Otro alimento importante son los grillos que constituyen un alimento muy completo y nutritivo, escarabajos que son alimentos completos y peces de agua dulce como mollies, carpas, guppies y gambussias.

En lo que respecta a las frutas y verduras está la lechuga, la zanahoria, el melón y la pera. Pero deben de darse en el agua, ya que utilizan esta para tragar y poder digerir. Aunque no hay que abusar mucho, ya que puede causarles parásitos intestinales. Además, es necesario evitar la espinaca por su contenido oxálico que puede dañar el riñón y las coles que les provocan diarrea y problemas de tiroides.

Las tortugas son animales que se adaptan a casi todos los entornos y se pueden encontrar en todos los continentes, excepto la Antártida

También suelen comer plantas, así que si tienen en la tortuguera las comerán muy bien. Algunas de ellas son la elodea, helecho de java, lirios de agua, entre otras. Dentro de sus golosinas preferidas están los camarones secos o gambas, pero estos deben suministrarle de manera ocasional, ya que debido a su proceso de elaboración carecen de nutrientes y vitaminas.

Reproducción. Las tortugas de agua normalmente alcanzan su madurez reproductiva a los 4-5 años de edad. Aproximadamente a esta edad es cuando comenzarán a aparearse. Antes, del apareamiento, se dará un ritual, como en otras especies del reino animal llamado cortejo. Durante el cortejo, el cual parece una extraña danza, el macho perseguirá a la hembra moviendo y palmeando sus patas delanteras en la cara de la hembra, o bien, puede nadar rodeándola y tocándole suavemente el caparazón.

Síntomas y enfermedades comunes.  Si notas que la tortuga presenta cambios en su comportamiento, pierde repentinamente el apetito o se mueve menos de lo habitual, es el momento de consultar al veterinario porque lo más seguro es que nuestra pequeña amiga tenga algún problema. Las enfermedades más comunes que suele presentar son :

  • Lesiones o heridas en la piel. Causadas la mayor parte de las veces por caídas, rasguños o mordiscos.
  • Caparazón blando, decolorado o con hongos. En estos casos suele ser por 3 razones fundamentales: la falta de luz solar y por tanto de calcio, la presencia de cloro en el agua y por exceso de luz o humedad.
  • Infección ocular. También debido al cloro o a la falta de higiene.
  • Estreñimiento o diarrea. Carencia de vitaminas y fibra suele ser una causa. Aunque también puede provocarlo por todo lo contrario, es decir, el exceso de verduras y fruta en su dieta.
  • Resfriados o problemas respiratorios. Para evitarlos es importante alejarla de las zonas con corrientes y que se mantenga a una temperatura templada.
  • Retención de huevos en su interior. Suele ocurrir cuando hay falta de vitaminas, mala alimentación o porque la tortuga ya es muy anciana.

Así que si has considerado tener una tortuga de mascota, antes de adoptarla debes conocer sus necesidades básicas para asegurarse de tener la capacidad de ofrecerle las condiciones de vida adecuadas. Recuerda que son seres vivos que dependerían de uno. Asimismo, vale la pena conocer los accesorios básicos que debes adquirir para tu tortuga.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados