Bergenia (Bergenia crassifolia) es una planta vivaz, la cual también se le conoce como Begoña de invierno, Hortensia de invierno o col de invierno. Pertenece a la familia Saxifragaceae. Es originaria de las altas montañas de Asia oriental, principalmente de Siberia y Mongolia. En la actualidad el cultivo se ha extendido a un gran número de países. 

begona-invierno

Quizás también te pueda interesar: Pensamiento, flor colorida del invierno

Características de la Begoña de invierno

Es una planta perenne de 30 a 45 cm y cepa rizomatosa. Las hojas son grandes, lustrosas, redondeadas con el borde ondulado y nervios marcados. Existen variedades donde las hojas son de color púrpura, mientras que en otras el verde se vuelve cobrizo por efecto del frío. Por lo regular las Bergenias forman matas redondeadas. A mediados del invierno comienzan a sacar racimos de flores con forma de campanilla, generalmente rosadas, aunque también las hay magenta, carmín, blanco o púrpura.

Cuidados de la Hortensia de Invierno

cuidados-begona

Planta cuya particularidad es la de no perder sus hojas durante todo el año. Siendo ideal para jardines que precisen poco trabajo. Es una cobertura excelente cuando las hojas son grandes acorazonadas. Aunque también es apta para macetas.

Puede permanecer en el sol si el terreno es lo suficientemente húmedo. Es capaz de soportar las bajas temperaturas.

El terreno debe ser fértil y fresco, aunque puede adaptarse a cualquier tipo de suelo, siempre y cuando no sea muy seco.

Es preciso podar los tallos que ya han florecido o que se encuentran marchitos para que pueda florecer con más fuerza en la siguiente época.

Se multiplica por división en el otoño o en la primavera, esqueje de rizoma provistos de alguna yema con hoja, o bien, en semillas en la primavera.

Las plagas con las que la puede ser susceptible la Begoña de Invierno se encuentran las babosas y los caracoles, quienes ven a las hojas y los tallos muy apetitosos, por lo que habría que mantenerlos alejados.

Usos 

Resulta perfecta en rocallas borduras y como cubresuelos. Aunque también viven bien en macetas y jardineras, procurando tener poco sol, ya que si el sustrato de estas se seca antes puede estresar a la planta.

Sin duda un ejemplar que puede extenderse fácilmente para poder darle vida al jardín y, lo mejor de todo, en el invierno que pareciera imposible. Además, podría ser la protagonista perfecta de esas temperaturas bajas ¿Te animas a plantarla?

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta