Chirivía (Pastinaca sativa) es una hortaliza de raíz pilotaste y comestible, la cual tiene grandes propiedades benéficas para la salud. Pertenece a la familia Aplaceae, siendo originaria de la zona temperada de Europa.

Chirivía hortaliza

Te invito a leer: Raíces comestible que deberías incluir en tu huerto

Características de la Chirivía

Planta bienal, es decir que alcanza un desarrollo completo al cabo de 2 años. Es muy similar a la morfología de la zanahoria. El sistema radicular es una raíz pivotante que llega a medir unos 20 cm, es gruesa, carnosa y de color marfil cremoso o blanquecina. El tallo es corto, el cual desprende hojas en forma de roseta, son grandes y la base presenta pecíolos, los bordes pueden ser dentados o lobulados. De las ramas comienzan a brotar umbelas con flores de color blanco verdoso. Las semillas son aplanadas, con estrías y de color castaño.

Cuidados de la Chirivía

Chirivía

Es una planta que en lo que respecta a las necesidades de insolación y exposición lumínica, es algo exigente. Así que puede situarse en semisombra con en exposición directa al sol.

Esta hortaliza no tiene muchos requerimientos en cuanto al suelo, ya que se adapta a muchos tipos, pero prefiere aquellos suelos frescos, poco pesados y bien profundos.

La siembra se debe realizar en marzo a mayo, o bien, en octubre y noviembre. Para ello, se debe llevar a cabo en el terreno, siguiendo hileras separadas entre sí (a una distancia de entre 30 a 40 cm). Luego aclarar las plántulas cuando se forma su tercer hoja, retirando las débiles para que crezca vigorosa.

El riego debe ser de forma moderada. Tratando de mantener las condiciones de humedad suficientes, pero sin llegar a encharcar para evitar que las raíces de pudran.

La poda debe hacerse para evitar la competencia de la mala hierba.

La recolección puede ser en un período de 4 meses después de la siembra, la cual se va realizando a medida que se requiera.

En general, la chirivía es susceptible a las plagas y enfermedades como la mosca de la zanahoria, el pulgón, los nematodos, el gusano gris, la quemadura de hoja, el oídio o blanquilla y el mildu.

Así que si quieres agrandar tu mesa de cultivo, no lo pienses más e incluye esta gran hortaliza. Verás que no te vas a arrepentir y seguramente podrás incluir la chirivía en muchos guisos y, con ello, grandes beneficios para la salud ¿Vas a aprovechar la oportunidad?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí