Apreciada por su floración primaveral, la corona de novia se cultiva en jardines y balcones. Este arbusto oriundo de China y Japón mide 2 metros de altura, tiene ramificaciones delgadas, flexibles y ligeramente curvadas en el ápice. Las hojas lanceoladas, de 6 cm de largo, son aserradas o ligeramente lobuladas en la mitad terminal, de color verde intenso en la cara superior y glauca en la inferior.

Te recomendamos leer: Dianthus plumarius o Clavel coronado, planta valorada por su floración prolongada

Sus flores son blancas, simples, de un centímetro de diámetro, ligeramente perfumadas, se agrupan en inflorescencias sobre ramas naturales . La Spiraea hybrida posee características vegetativas similares; la floración es mucho más intensa y atractiva y en algunos casos cubre completamente los tallos desde la base. Por otra parte, la spiraea cantoniensis cuenta con flores dobles y hojas lanceoladas y dentadas en la mitad superior.

Suelo, luminosidad y abono

  • Le conviene el suelo profundo, fértil y con buen drenaje aunque se adapta a distintas condiciones del terreno.
  • En cuanto a la luminosidad, propera en situaciones soleadas evitando los rayos solares del mediodía en verano; también a media sombra. Por otro lado, la planta es poco exigente en nutrientes.
  • El uso de 150 gramos de harina de huesos a mediados del verano y 10 gramos de fertilizante compuesto a principios del otoño serviría para mejorar la floración.

Riego

Soporta periodos de sequía bastante prolongados. La perjudica el anegamiento de las raíces; se riega cada 5 días en el verano y no precisa riego durante el invierno.

Propagación

La corona de novia se propaga mediante división de mata en el otoño o a fines del invierno; por esqueje leñoso en el otoño.

Cultivo

  • Se planta al aire libre desde principio del otoño porque no tolera las heladas. Cava el hoyo de plantación amplio y corrige el suelo con resaca de río o estiércol y harina de huesos.
  • Se cultiva aislada, agrupada con otros arbustos, formando setos informales o geométricos.
  • Las heladas tardías y las lluvias primaverales suelen perjudicar la floración.
  • Requiere podas de raleo, eliminando algunas ramas desde la base a fines de la primavera y a principios del otoño. La poda de acortamiento estimula la brotación pero disminuye la formación de flores.
  • La planta con ramas leñosas que producen escasa floración se rejuvenece con la poda intensiva (a 15 cm del suelo) efectuada a mediados de primavera.
  • La corona de novia tolera la acción de plagas y enfermedades comunes de los jardines.
  • Se adapta a recipientes porosos con más de 30 cm de profundidad, con un sustrato compuesto por 1/4 parte de resaca de río y 3/4 parte de tierra negra.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí