La Euphorbia incluye una gran variedad de plantas que no parece que fuera posible que estuvieran asociadas entre ellas: Poinsetia de hojas de color rojo, Corona de Espinas, similar un cactus con espinas afiladas y tallos carnosos, y Euphorbia tirucalli, una planta con ramas estilizadas.

Euphorbia

Quizás también te puede interesar: El cultivo de la fresa en maceta

La Poinsetia, es la especie más popular y conocida, de origen mexicano. En su hábitat natural puede llegar a convertirse en un arbusto de gran tamaño, pero los descendientes e híbridos son más densos. Esta planta muestra una gran cantidad de hojas ovaladas y puntiagudas de color verde brillante, pero es mucho más famosa por sus hermosas rosetas de flores de color escarlata, que en realidad son brácteas, es decir, falsas hojas, que crecen en los extremos de las ramas, rodeando de manera dispersa a unas diminutas flores amarillas.

Las brácteas empiezan a formarse a finales del otoño y los cultivadores aseguran que en Navidad estarán en su auge. Puedes comprar variedades con brácteas amarillas, rosadas o blancas.

Cuidados del Euphorbia en primavera y verano

Poinsetia

Cuando las brácteas se han marchitado, muchas personas suelen descartar a su Euphorbia, pero no será difícil alentarla a que vuelva a producir brácteas. Luego de haberse marchitado, corta la planta hasta su base, dejando solamente 10 cm de tallo. El compost debe estar seco, pero no del todo. Mantén a tu ejemplar a una temperatura normal de habitación y proporciónale luz brillante indirecta durante 30 días, aproximadamente.

Después, remójala en agua para que vuelva a crecer y cámbiala de maceta (del mismo tamaño) en un compost con base de tierra. Mantenla en el lugar donde recibe luz brillante indirecta y riégala cada vez que el compost pierda humedad. Agrégale un par de gotas de fertilizante cada 15 días durante el verano y poda cualquier crecimiento excesivo, manteniendo al menos cinco tallos, porque así le asegurarás un fuerte crecimiento compacto.

Cuidados de la Poinsetia en otoño e invierno

Poinsetia

Cuando llegue el otoño, regula la luz que la Poinsetia reciba para que produzca brácteas durante 14 horas por día, es decir, desde el atardecer hasta el amanecer, y realiza esta operación todos los días durante ocho semanas. Después, coloca la planta en un lugar con buena luz y a una temperatura normal de habitación. Riégala apenas y no la abones y, al llegar la Navidad, ya debería tener sus características brácteas rojas y sus flores pequeñas de color amarillo cremoso.

Te recomendamos leer: El cultivo de la anémona coronaria o anémona de jardín

Recuerda que la Poinsetia y otras Euphorbias arbustivas, pueden sufrir el amarillamiento de sus hojas, debido a las corrientes de aire o humos. Lleva la planta a una posición menos vulnerable y si las hojas y las brácteas se decoloraran, es una señal de exceso de riego. Si la planta permaneciera anegada, las raíces se pudrirán y tanto las hojas como las brácteas caerán. Antes de volver a regarla, espera a que la planta se seque. Por otra parte, el pulgón verde, también pueden atacar a la Poinsetia; combátelo con un insecticida con base de malathion.

No hay comentarios

Dejar una respuesta