La Fuchsia o Aljaba es un arbusto de follaje caduco erguido y a veces apoyante sumamente cultivado en balcones, jardines e interiores luminosos por su gran floración desde mediados de la primavera hasta fines del otoño. Si quieres conocer sus cuidados continúa leyendo este post.


Te recomendamos leer: Fuchsia, una planta con flores tubulares y colgantes de gran elegancia

Suelo

La Aljaba necesita un suelo profundo fértil y con buen contenido de materia orgánica y buen drenaje. Remueve el sitio de plantación a 30 cm de profundidad y añade resaca de río o mantillo hasta conseguir una mezcla liviana y suelta. El sustrato para maceta se compone de cuatro partes de mantillo o resaca de río, cuatro partes de tierra negra y dos partes de arena o perlita. Usa recipientes con más de profundidad para los ejemplares más erguidos. Las variedades de ramas péndulas se pueden cultivar en recipientes de menor profundidad.

Plantación

Se usa como ejemplar aislado expuesto a luminosidad intensa y protegido de la luz solar directa del mediodía en verano. Ubica la Aljaba reparada de los vientos fríos del sudoeste cerca de grupos de arbustos de follaje persistente o árboles que proyecten sombra en verano durante el mediodía. Sus variedades también se cultivan sobre soportes o apoyadas sobre algún tronco o muro protegido del frío.

La plantación al aire libre debe realizarse al principio de la primavera al terminar el período de heladas. Se separa del recipiente y se coloca en el hoyo de plantación cavado en el terreno previamente preparado. La multiplicación de la Aljaba se realiza por estaca de tallo en primavera y verano.

Fertilización y riego

Si deseas mejorar la floración del primer año incorpora 50 grados de harina de huesos en la plantación. Al comienzo de las posteriores primaveras esparce 15 gramos de fertilizante completo alrededor de cada planta. Riega abundantemente cada 3 días en primavera y verano evitando el anegamiento de las raíces. Reduce el riego a una vez cada 15 días en invierno.

Cuidados

Los cuidados de la Aljaba durante el primer año deben reducirse a riegos y podas periódicas de ramas que crecen desparejas. Para mantenerla compacta y de bajo porte poda casi por la base de las ramas al iniciar la primavera. Si la cultivas como arbusto grande o apoyado, elimina los tallos de dos o tres años más débiles y delgados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí