El ananá es una planta de interior asombrosamente afable si tienes en cuenta sus exóticos orígenes brasileños; pero no la cultives esperando obtener una piña deliciosa, ya que puede que obtengas un fruto de una planta madura, pero quizás este mismo sea simplemente ornamental.

ananaQuizás también te pueda interesar: ¿Cómo sembrar pepitas para obtener bellas plantas de interior?

Las piñas o ananás que consumimos provienen de plantas de crecimiento lento con hojas verde-oscuro, sencillas, sosas y con púas malignas de 1,2 m de largo; no obstante, las piñas pequeñas son mucho más fáciles de encontrar.

La planta de la piña se caracteriza por ser una roseta grande, arqueada y rígida con cabezas de flores densas de color púrpura por debajo de penacho circular de hojas muy espeso. A las flores le siguen el fruto al cabo de seis meses. La piña más interesante en la clase jaspeada, que cuenta con hojas verdes acanaladas con bordes amarillos.

Las plantas maduras del ananá florecen de manera activa en cualquier época del año; el fruto maduro suele adquirir un color rojizo característico y, simultáneamente, el centro de la roseta se vuelve rosado.

Cuidados del ananá en primavera y verano

Proporciónale al ananá una temperatura de 15 °C y mucha luz; de hecho, cuanto más soleado mejor. En el caso del ananá jaspeado, el sol le ayudará a que sus hojas adquieren una tonalidad rosada.

El riego regular es fundamental, pero nunca deberás saturar el compost. Rocía con frecuencia y coloca una bandeja de guijarros mojados por debajo de la maceta para crear humedad. Abona con un fertilizante líquido cada 21 días desde comienzos de la primavera hasta finales del verano.

Cuidados del ananá en otoño e invierno

A diferencia de otras plantas, la piña no experimenta grandes cambios según las estaciones y, si le proporcionas excelentes condiciones a una temperatura templada, podrá crecer durante todo el año. Sin embargo, el crecimiento de la planta puede retardarse en invierno y precisar un riego menos regular y un abono cada ocho semanas. No dejes que la planta se seque del todo y proporciónale humedad, dado que, de lo contrario, puede que las hojas pierdan vigor.

Propagación de la piña

anana-o-pinaSepara los retoños alrededor de la base de la planta madre durante la primavera y plántalo individualmente. Si mantienes los retoños a una temperatura templada florecerán. Otro método de propagación de la piña consiste en plantar la corona del fruto, retirarle las hojas inferiores y colocarla en el cuello de una jarra con agua, de tal manera que la base toque ligeramente la superficie del agua o quede casi sumergida.

Ve proveyéndole agua en la jarra para mantenerla siempre en un mismo nivel y al finalizar una semana o dos como máximo, verás que aparecen las raíces. Cuando midan 2 cm de largo, planta la corona de la piña cuidadosamente con las raíces en compost.

Te recomendamos leer: Elegir árboles para el jardín es una tarea fácil ¡Sigue estos consejos!

Toda la familia del ananá es muy fácil de cultivar, ya que, no sufren el acoso de plagas y enfermedades. Si percibes que la planta no prospera, vuelve a leer la información de arriba sobre los cuidados que debes prodigarle.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta