Cuidados del avellano común

Cuidados del avellano común al exterior

Cuidados del avellano común

El avellano común (Corylus avellana) es una planta magnífica con multitud de usos y beneficios ¿Sabías que plantar avellanos puede ayudar a combatir el cambio climático al reducir el carbono en la atmósfera y mejorar la calidad del aire?

Los avellanos también proporcionan un hábitat valioso para una amplia gama de vida silvestre, lo que los convierte en una parte importante del ecosistema. Así que vale la pena saber los cuidados del avellano común al exterior.

Mitología y simbolismo de la especie

Hazel tiene fama de ser un árbol mágico. Se supone que una vara de avellano protege contra los espíritus malignos, además de usarse como varita mágica y para adivinar el agua. En algunas partes de Inglaterra, las avellanas se llevaban como amuletos y/o se guardaban para protegerse del reumatismo. En Irlanda, el avellano era conocido como el “árbol del conocimiento” y en la época medieval era un símbolo de fertilidad.

Características de Corylus avellana

El avellano es una especie de arbusto de hoja caduca que se cultiva por sus frutos secos comestibles. Pertenece a la familia del abedul (Betulaceae). El avellano común es originario de Europa y Asia occidental.

Los árboles pueden alcanzar una altura de 12 m y vivir hasta 80 años (si se corta, el avellano puede vivir varios cientos de años). Tiene una corteza lisa, de color marrón grisáceo, que se pela con la edad, y tallos flexibles y peludos. Las yemas de las hojas son ovaladas, romas y peludas.

Características Corylus avellana

Las hojas son redondas a ovaladas, doblemente dentadas, peludas y puntiagudas en la punta. Las hojas se vuelven amarillas antes de caer en otoño. El avellano es monoico, lo que significa que tanto las flores masculinas como las femeninas se encuentran en el mismo árbol, aunque las flores de avellano deben ser polinizadas por polen de otros avellanos.

Los gamentos masculinos amarillos aparecen antes de las hojas y cuelgan en racimos desde mediados de febrero. Las flores femeninas son pequeñas y parecidas a capullos con estilos rojos. Una vez polinizadas por el viento, las flores femeninas se convierten en frutos ovalados que cuelgan en grupos de uno a cuatro. Maduran hasta convertirse en una nuez con una cáscara leñosa rodeada por una copa de brácteas frondosas (hojas modificadas).

Plantar avellanos paso a paso

He aquí el paso a paso para plantar avellanos al exterior.

Cuidados avellano
  • Cuando plantar. Plantar árboles durante su letargo a finales del otoño o principios de la primavera.
  • Seleccionar un sitio para plantar. El lugar debe recibir al menos 8 horas de luz solar directa todos los días. En términos de calidad del suelo, las avellanas son adaptables, pero el suelo debe ser rico y bien drenado con un pH ligeramente ácido entre 6,3 y 6,8.
  • Espaciado, profundidad y soporte. Separar los árboles a una distancia de 4 a 5 m. Para plantar, cavar un hoyo lo suficientemente ancho y profundo para acomodar el sistema de raíces en forma de J. Colocar una pequeña cantidad de tierra en el hoyo y extender las raíces. Cubrir la raíz superior con 5 a 7 cm (las raíces de avellana crecen cerca de la superficie del suelo). Agregar un par de cm adicionales de tierra para permitir que la tierra se asiente sin exponer las raíces superiores. Apisonar la tierra y regar profundamente. Debido a que los avellanos desarrollan múltiples tallos, no es necesario replantear. Pero para proteger la planta joven contra el ramoneo de los ciervos y otros animales salvajes, utilizar una protección de malla para árboles durante los primeros años.

Cuidado de las plantas del árbol de avellana

Para que puedan prosperar los avellanos al exterior, es necesario seguir ciertos cuidados. ¡Echa un vistazo!

Luz. Colocar un avellano en un lugar que reciba pleno sol la mayor parte del día le dará el mejor rendimiento de flores y nueces si eso es lo que está tratando de lograr. También tolerará la sombra parcial, pero se obtendrá una disminución en la producción de flores.

Suelo. El avellano es muy adaptable, pero es mejor evitar suelos densamente poblados, arcillosos o rocosos. De preferencia optar por suelos franco arenosos que drenan bastante bien.

Agua. Mantener el avellano regado es importante para garantizar una abundante producción de flores y nueces. No tolera la sequía y necesitará de un riego suplementario para seguir siendo un productor viable durante los períodos secos. Regar siguiendo la regla estándar para establecer: 10 galones por pulgada de diámetro del tronco cada semana después de plantar. El uso de este método mantendrá la avellana verde y floreciente incluso en el clima más seco.

Avellana fruto

Temperatura y humedad. Los avellanos prosperan en climas templados en las zonas 4-8 del USDA. No les va bien cuando se exponen a extremos, ya sea invierno, calor de verano o alta humedad. El viento, por otro lado, no es un problema. De hecho, para la polinización necesitan condiciones de viento. Pero ese es el único extremo al que resisten bien.

Fertilizante. Para obtener las mejores flores y producción de frutos, aplicar un fertilizante orgánico para árboles frutales de liberación lenta en el otoño. Para conocer la cantidad a utilizar, seguir las instrucciones de la etiqueta del producto.

Polinización. Si se desea cultivar avellanas europeas por sus frutos secos, se necesitará al menos dos variedades diferentes de Corylus avellana para poder garantizar la polinización cruzada.

Poda. La principal tarea de mantenimiento de un avellano consiste en cortar los retoños que desarrollan todas las avellanas. Es posible querer este crecimiento denso si se utiliza el avellano para atraer vida silvestre y aves. El crecimiento de los retoños creará un matorral y brindará refugio y hábitat a las criaturas y amigos emplumados cuando lo necesiten. Para una apariencia ordenada, que también facilita la cosecha, cortar el crecimiento de los retoños y crear una pila de maleza con él como refugio. Los esquejes son fantásticos para todo tipo de manualidades, desde cestería hasta confección de coronas. Tener cuidado de no confundir los chupones con las ramas laterales. No quitar ninguna rama que proteja el tronco de la exposición al sol, o se obtendrán brotes prolíficos e irreversibles.

Propagación. Los avellanos suelen ser acodados o injertados, un trabajo que es mejor dejar en manos de los profesionales de la jardinería. Como se propagan mediante métodos vegetativos, no se recomienda cultivarlos a partir de semillas.

Plantar avellano común

Pasar el invierno. El avellano europeo es capaz de sobrevivir inviernos tan bajos como la Zona 4, pero debido a que florece antes que sus homólogos americanos, puede resultar dañado por el clima inusualmente frío de principios de primavera. Algunas variedades son más resistentes que otras. Seguir las recomendaciones del vivero sobre las variedades que mejor funcionan en la zona geográfica.

Cosecha de avellanas. Las nueces maduras caen solas en el transcurso de unas pocas semanas. Recoger las nueces con regularidad antes de que la vida silvestre las tome o colocar una lona debajo del arbusto de avellana y sacudir suavemente para aflojar las nueces.

Plagas y enfermedades comunes de las plantas. El problema más común que afecta a las avellanas europeas es el tizón de la avellana oriental (EFB), un hongo que causa cancros y mata el árbol en unos pocos años. Seleccionar cultivares que hayan sido creados para resistir las enfermedades. Las plagas incluyen escamas y escarabajos japoneses que pueden defoliar la planta.

Usos de la planta

Cuidados Corylus avellana

La madera de avellano se puede torcer o anudar y, como tal, históricamente tuvo muchos usos. Estos incluían palos para techos de paja, estacas para redes, vallas y muebles. El avellano también era valorado por sus nueces o “mazorcas”.

La madera resultante se utiliza de muchas maneras y se está volviendo cada vez más popular como palitos de guisantes y postes de frijoles utilizados por los jardineros.

El avellano se cultivó en el Reino Unido para la producción de nueces a gran escala hasta principios del siglo XX.

El avellano es uno de los árboles frutales más conocidos, no solo por la sombra que brinda, sino por los beneficios y aplicaciones de sus valiosos frutos.

El avellano es una especie que requiere un par de cuidados para obtener increíbles frutos. Ahora bien, otro árbol cuyo valor es significativo, es el pistacho, por lo que vale la pena conocer las claves de cultivo.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados