El poder tener una alfombra verde, sana y radiante, es de los objetivos que todo jardinero anhela. Sin embargo, se cree que los cuidados del césped son labores muy complicadas, por lo que muchos prefieren desistir de ello.

Lo cierto, es que es muy fácil de lograr y solo es necesario seguir una serie de cuidados del césped a lo largo del año. ¡Vayamos a clasificar las tareas por estación!

Cuidados-cel-césped

Cuidados en la primavera

  • Segado. En marzo habría que segar con mayor frecuencia, por lo que habría que realizarlo cada 2 semanas. La longitud del corte deberá ser de 3,5 a 5 cm y como un tercio de altura para que crezca más y con un mejor aspecto. Para zonas de sombra la longitud de corte debe ser de 4,5 cm.
  • Abono. Si el césped tiene un tono amarillento, indica falta de nutrientes y, en ese caso, es preciso abonar para nutrirlo y que recupere su color.

Los abonos recomendados para el césped son aquellos que contienen nitrógeno y fósforo de liberación lenta.

  • Escarificado. Esta técnica consiste en airear la tierra para minimizar desperdicios, ya que ayuda a que el suelo absorba mejor el agua y los nutrientes. Esto a su vez hace que crezca fuerte y denso, reduce el musgo y elimina el que ha aparecido.

Además, el escarificado sirve para eliminar los desniveles del terreno y que el agua no se acumule en los puntos más bajos, sino que logra repartirse en toda la superficie, evitando zonas sin césped.

  • Replantación en claros. Una vez escarificado el terreno, con una azada habría que realizar surcos y nivelar con el rastrillo. Después compactar la tierra con un rodillo y separar la capa superior para poder dispersar las semillas. Una vez que colocadas las semillas, es necesario compactar la tierra.

Las semillas deberán estar húmedas y no cortar el césped hasta que alcance los 10 cm de altura.

Cuidados en el verano

  • Creación del mantillo. Para ello habría que cubrir el césped con hierba cortada, ya que el mantillo resulta benéfico, al proteger el césped de la intensa radiación solar y, por ende, la evaporación del agua. Incluso actúa como abono natural de lenta liberación.
  • Riego. De las tareas más importantes, es el riego. Para ello habría que regar, pero no con demasiada agua, ya que disminuye el oxigeno que hay en la tierra y termina matando el césped a la vez que lo hace vulnerable a plagas y enfermedades.

Es necesario ajustar la cantidad de agua y la frecuencia de riego a la época del año, incrementando en épocas de sequía y minimizando en épocas de lluvia.

La mejor hora para el riego es muy temprano, es decir en las mañanas para que este sano y evitar que el viento o el sol impida que llegue a las raíces. Además, habría que evitar regar por las noches, ya que esta acción produce moho.

Cuidado-césped
  • Abono.  El abonado en verano es primordial, ya que el césped absorbe mejor los nutrientes durante la fase de crecimiento. Pero hay que saber la cantidad de abono que requiere el césped, ya que el exceso o la falta de nutrientes es malo.
  • Escarificado. Para permitir que los nutrientes y el agua lleguen a las raíces, es preciso realizar de nuevo un escarificado, considerando que las cuchillas deben penetrar solo unos cuantos centímetros para no dañar la raíz.

Cuidados en el otoño

  • Abono. En el otoño, el abonado debe ser rico en potasio y realizarse en el período de reposo, ya que dicho mineral fortalece el césped a la vez que lo hace resistente al frío y a los hongos.
  • Retirada de hojas. El otoño es la estación en que caen las hojas de los árboles, así que es importante quitarlas con un soplador o rastrillo, ya que al acumularse tapan el césped y no llega luz suficiente y acaban por descomponer el césped por la humedad.

Cuidados en el invierno

El invierno es la estación que menos tareas habría que realizar. Esto se debe a que las condiciones meteorológicas son más adversas y el césped es más sensible. Así que habría que evitar en la medida de lo posible pisarlo.

  • Segar. El corte ideal es de 4 a 5 cm de altura. 

Control de las malas hierbas en el césped

Las malas hierbas son básicamente hierbas pequeñas que impiden y dificultan el crecimiento del césped, al intentar quitarle el agua, la luz, el espacio en el suelo y algunos nutrientes (nitrato, fósforo, potasio hierro, etcétera). Además, causan una mala impresión y mal aspecto.

Estas hierbas suelen ser de dos tipos: Las dicotiledóneas y las monocotiledóneas. Estas últimas son más complicadas de tratar, ya que suelen ser del tipo gramíneas al igual que las especies que componen el césped.

Césped-cuidados
  • Lo ideal para prevenir las hierbas malignas, es que si siembras tu césped con semillas probablemente tendrás más hierbas que si lo haces a base de panes o tepes.
  • El dejar crecer mucho tu césped favorece el nacimiento de las hierbas no deseadas, para esto deberás evitarlo cortando el césped a menudo.
  • Un buen corte, el riego y el abono, harán que el césped este más fuerte sin hongos, sin plagas y sin carencias nutritivas.
  • Si ya tienes el problema, es urgente eliminar las hierbas. Si son pocas y se encuentran en una superficie pequeña, tu mismo la puedes quitar de raíz y utilizar el azada. Pero si ya tienes una cantidad considerable, deberás emplear un herbicida.
  • Las dicotiledóneas son las más sencillas de exterminar con herbicidas selectivos de césped. Asimismo, no está de más saber cómo eliminar los tréboles del césped de una vez por todas.
  • El problema son las monocotiledóneas, probablemente en estos casos tendrás que aplicar algún producto de manera más directa y repetirlo varias veces, ya que son muy resistentes.

Con estos sencillos cuidados, el césped se mantendrá espectacular y lleno de vida. Así que ve programando las tareas cuanto antes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí