Dentro de este género importante se encuentran las plantas anuales, vivaces y herbáceas, con una gran diversidad de colores y formas, incluso la planta productora del opio, cuyo nombre científico es Papaver y sus nombres comunes o vulgares son Amapola y Adormidera.

Amapola

Quizás también te puede interesar: Conoce a la Babiana y sus cuidados

Se trata de una planta con floración espectacular y brillante, pero de poca duración, aunque algunas suelen florecer durante mucho tiempo. La floración del Papaver comienza a mediados de la primavera, aunque diversas especies lo hacen hasta mediados del verano. Las flores son bellas y dedicadas, aunque no sirven como flor cortada, porque se secan muy rápido y pierden sus pétalos.

Algunas especies son originarias de países exóticos y otras son características en Europa, como la amapola del trigo. El Papaver es una planta resistente y rústica, cuyo cuidado y floración no plantea ningún tipo de problema; aunque incluso suelen auto sembrarse solas y pueden llegar a provocar una infestación.

De su tallo sale un jugo lechoso; sus hojas son simples, dentadas, incisas y pennatipartidas, mientras que sus flores son solitarias y regulares, surgiendo al extremo del tallo floral; se encuentran formadas por dos-tres sépalos caducos, y cuatro-seis pétalos con una unión muy corta.

Los estambres de la amapola son numerosos y libres; el estilo es corto o incluso inexistente. El fruto es una cápsula dehiscente con 4 a 15 agujeros bajo el plato estigmático; sus semillas son numerosas y pequeñas.

Cuidados culturales del Papaver

Adormidera

El Papaver es una planta rústica, que se acomoda fácilmente a cualquier situación y tipo de suelo, aunque reúna unas condiciones más bien pobres; no obstante las nuevas variedades comienzan a precisar las condiciones más idóneas en el suelo para poder desarrollarse perfectamente.

La Adormidera florece tanto al sol como en la semisombra, aunque es a pleno sol cuando se pueden apreciar mejor las bellas tonalidades de las flores. Puede llegar a alcanzar los 90 cm de altura, por lo que la distancia de y  la plantación es variable, siendo la más aconsejable entre 20 y 30 cm, de acuerdo el desarrollo de cada una de las especies seleccionadas.

Te recomendamos leer: Opuntia brasiliensis, cactus de porte arbustivo con flores bellísimas

Propagación de la Adormidera

Papaver

La amapola tolera bastante mal los trasplantes y, por ello, surge la necesidad de efectuar la siembra en el sitio definitivo de la plantación, aclarando luego el número de plantas; esta siembra se puede efectuar tanto en primavera como en otoño. Las especies vivaces se pueden reproducir a través de la división de la mata, o bien, por esquejes de raíz. La mejor época para la división es en otoño o en primavera, antes de que comiencen a brotar con fuerza.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta