El Rhapis es un género de palmeras atractivas, de origen asiático siendo el Rhapis excelsa una de las dos especies que pueden cultivarse en el interior del hogar. Esta planta tiene un crecimiento bastante lento, y eventualmente puede alcanzar el metro y medio de altura.

Te recomendamos leer: Cuidados del Ricinus

Cuidados del Rhapis en primavera y verano

La mejor época para trasplantar el Rhapis es en primavera, usando para ello macetas con buen drenaje, rellenas de un buen compost. Estas plantas crecerán exitosamente en recipientes que, parecen ser muy pequeños para ellas; y se las debe trasplantar a recipientes más grandes cada dos años hasta llegar a una medida definitiva de 30 cm de diámetro.

Aquellos años en que no trasplantes al Rhapis, tendrás que realizar abono de superficie, reemplazando la capa superior de compost por mezcla nueva. La temperatura ambiental propia de la época es apropiada; si fuera más alta, coloca la planta en un sitio más sombrío o en el exterior, donde no reciba sol directo.

De lo contrario, proporciónale a tu planta una ubicación donde reciba luz indirecta. Riega abundantemente en primavera y verano, y una vez por semana, añade un fertilizante líquido al agua.

Un rociado regular con agua templada es importante, sobre todo cuando hace mucho calor; esto también ayudará a mantener sus hojas limpias. Si las hojas precisan ser limpiadas individualmente, hazlo con un paño húmedo y suave.

Cuidados en otoño e invierno

En otoño e invierno se recomienda una temperatura de alrededor de 13 °C, aunque menos o ocasionará ningún daño. Mantén tu planta protegida del sol directo, pero con buena luz. Riega la planta ocasionalmente para que el compost no se seque por completo.

Problemas

  • Si la atmosfera es muy seca los extremos de las hojas se pondrán de un color castaño oscuro: rocía las hojas con agua regularmente cuando haga calor y no descuides el riego, dado que la falta de agua hará que las hojas se tornen amarillentas.
  • El sol directo también puede ser muy dañino y puede chamuscar las hojas, sobre todo cuando las hojas se pulverizan con agua.
  • Por otra parte es habitual que las hojas inferiores se marchiten; córtalas cuando sea necesario y no uses productos químicos para limpiarlas. Hazlo con un paño húmedo.
  • Las cochinillas son las plagas que suelen atacar a esta palmera; retira los insectos de las hojas con un pincel o un trozo de algodón embebido en alcohol metílico.
  • Si la atmósfera es muy seca, la araña roja puede atacar al Rhapis. Si así fuera, tendrás que aplicarle un pesticida apropiado o uno con base de malathion.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí