Si recién te inicias en este cultivo, lo mejor que puedes hacer es comprar ejemplares sanos de bonsáis en un centro de jardinería, aunque debes tener en cuenta que su valor es mucho más alto que el de cualquier planta de interior exótica, aunque el dinero que gastes merecerá la pena. Continúa leyendo para conocer los cuidados diarios de los bonsáis.

Quizás también te pueda interesar: Nociones sobre un Bonsái

¿Cuáles son los cuidados diarios de los bonsáis?

Bonsáis

Los árboles bonsáis deben ser cultivadas en el exterior. Selecciona una posición de semisombra en verano y protégelos de las heladas en invierno en un sitio abrigado en el interior. Los bonsáis son vulnerables a los cambios de temperatura, de tal manera que no tendrás que trasladarlos desde un lugar fresco a una habitación con calefacción en invierno. Realiza el traslado de manera gradual a través de varias posiciones, cada vez más cálida, y procede a la inversa cuando tengas que trasladarlos fuera.

Mientras el bonsái se encuentre dentro de tu casa, deberá ocupar un lugar fresco y con toda la luz natural que pueda. No lo instales delante de una ventana orientada al sur, porque el sol directo podría chamuscar sus hojas. Riégalo regularmente para que compost no permanezca seco en su totalidad y, de ser posible, utiliza agua de lluvia.

En verano y durante su estadía en el interior, riega al bonsái de vez en cuando y rocíalo con agua blanda varias veces por día para reducir la pérdida de humedad mediante sus hojas. Durante la época de crecimiento, en primavera y verano, será fundamental agregar nutrientes a través de un fertilizante líquido cada dos o tres semanas, aplicándolo con el agua cuando las raíces se encuentren bien humedecidas, dado que si lo realizas con las raíces secas, estas podrían chamuscarse.

bonsáis

Selecciona un fertilizante estandarizado que cuente con proporciones iguales de fósforo, nitrógeno y potasio. Una vez finalizado el verano o durante el invierno, evita abonar los árboles.

Ten en cuenta que como los bonsáis pasan la mayor parte del año en el exterior de la casa, los recipientes utilizados tendrán que ser capaces de tolerar lluvias y ciertas temperaturas frías. Los más adecuados son aquellos que se encuentran elaborados con cerámicas que han sido cocidas a altas temperaturas y que tienen una profundidad de al menos 3,75 cm para controlar el crecimiento de las raíces.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta