La Epithelantha Micromeris o mammillaria micromeris también conocida como Biznaga blanca chilona. El nombre en griego significa “Epi” arriba o encima, “thele” tubérculo y “Anthos” flor, siendo “flor del tubérculo”. Pertenece a la familia Cactaceae y es originaria de Estados Unidos (desde Arizona) y norte de México (pasando por Coahuila, San Luis potosí y Nuevo león).

Epithelantha Micromeris cactus

Quizás también te pueda interesar: Cactus cola de rata, una planta ideal para balcones

Características del Epithelantha Micromeris

Es un planta de hasta 8 cm de altura y de entre 4 a 6 cm de diámetro. Tiene un tallo globular, deprimido en el ápice y ramifica desde la base formando pequeños grupos. Sobre el tallo dispone de pequeños tubérculos y numerosas espinas blancas de (de 5 a 8 mm de longitud), en espiral que lo cubren totalmente. La corteza y la médula no son mucilaginosas. Las flores son pequeñas, de color rosa pálido a blanco. El fruto es claviforme, generalmente largo, sin escamas, de color rojo, sin tener adheridos los restos secos del perianto. Las semillas son angostas, ovoides, oblicuas y hundidas.

Cuidados del Epithelantha Micromeris

Epithelantha Micromeris

Es una especie de crecimiento lento. De un rango grande, pero que está en amenaza de extinción. Quienes ayudan en la dispersión de la semillas son los vientos, la lluvia y la fauna.

Es un cactus capaz de tolerar el frio (-3˚C). Aunque se desarrolla de forma adecuada a pleno sol o media sobra.

El riego debe ser después de un par semanas cuando se ha trasplantado para evitar la pudrición de la raíz. Pero aún así el riego debe ser esporádico todo el año, tomando en cuenta los problemas que puede generar un exceso de líquido.

El sustrato debe ser con poco humus, arena y tierra volcánica. Siendo muy permeable, por lo que se recomienda hacer una mezcla de 60% arena gruesa, un poco de arcilla y piedra caliza para poder optimizar el crecimiento.

Esta planta que puede propagarse por medio de las semillas.

Dentro de las peculiaridades de este cactus, se dice que reduce la contaminación eléctrica, por lo que los tarahumaras afirman que proporciona energía, brinda fuerza y protege de la gente mala.

Al ser de una belleza indiscutible esta cactácea es muy apreciada por coleccionistas por su valor ornamental. Así que valdría la pena apreciar todo lo que la naturaleza nos provee para cuidar y seguir manteniendo viva esta hermosa especie ¿Alguna vez la habías visto?¿Te gusta? Cuéntanos qué te parece.

Imágenes cortesía de: Dornenwolf, Dornenwolf,

No hay comentarios

Dejar una respuesta