La fuente de agua suele dar un toque único al jardín. Así que lo mínimo que se puede hacer por ella, es darle los cuidados necesarios para que estén en optimas condiciones sin importar el tiempo que tengas con ella o el material.

Fuente de agua

Quizás también te puede interesar: Actividades de jardinería para los niños y sus beneficios

Cuidados de la fuente de agua

Limpieza de la fuente de agua

Las fuentes de agua suelen estar hechas de cobre, pizarra, acero inoxidable, acrílico u otros materiales. Si la fuente es de cobre, para evitar dañar la superficie deberás pulirla con un paño. En el caso que sea de pizarra, se puede usar una fibra para tallar la piedra húmeda y eliminar cualquier tipo de material que se haya acumulado. Si cuesta trabajo quitar los depósitos de calcio que se formaron en la fuente de agua, se puede usar otros productos para dejarla limpia.

La bomba sumergida en el agua

Lo primero que se tiene que considerar, es que la bomba siempre debe estar sumergida en el agua. La cantidad de agua y la frecuencia que se agrega a la fuente va a depender del clima donde se resida o donde se ubique la fuente, la humedad y el ambiente del jardín. El tamaño de la fuente será un factor determinante al momento de incorporar agua. Si se cuenta con fuentes de agua al aire libre o bajo techo, esto va a depender de cuanto habría que agregar.

Fuentes de agua

Limpieza de la bomba

La limpieza de la bomba es una labor importante, ya que ella es el corazón de la fuente. Sin ella no podría circular el agua y dejar a flote toda su belleza. Así que habría que asegurar que la bomba este limpia de escombros, suciedad u hojas. Hay que tener presente que la bomba es la primera parte que se deteriora debido a la suciedad, ya que el agua fluye constantemente a través de ella, dejando basura o partículas que pueden provocar fallos a la misma.

Para limpiarla, simplemente es preciso desenchufarla, sacar la bomba y limpiarla con una esponja. Después quitar la cubierta y limpiar en el interior. Si hay zonas pequeñas, usa un cepillo para fregar todo con mucho cuidado. Vuelve a colocar de nuevo en su lugar y deja tal cual.

Verificar el funcionamiento de la bomba

La bomba para fuente por lo regular es una bomba de acuario que está destinada a funcionar por largos períodos. Así que para que tenga un rendimiento óptimo, la bomba deberá funcionar 24 horas al día y 7 días de la semana. Pero lo ideal es dejarlas funcionar constantemente cuando se puede vigilar el funcionamiento para poder prevenir problemas, roturas, así como otras circunstancias.

Si se mantiene encendida la fuente, evitarás apagar y prender a cada rato, ya que esto podría alterar su mecanismo e incluso el rendimiento será inadecuado. El mantenerla funcionando va a prolongar su vida.

Si el agua se mantiene limpia tendrá un movimiento constante. De lo contrario, el agua estancada va acumular suciedad y terminará averiando la bomba.

Fuente

Uso de agua destilada

El agua destilada es ideal para prevenir las algas que se acumulan en las fuentes de agua. El uso de este producto ayudará a evitar suciedad del medio ambiente y otros aspectos que deterioren la fuente.

Regularidad

La limpieza de la fuente y la bomba deberá ser con regularidad. Y aunque no hay una regla que diga la frecuencia, ya que depende de varios factores, siempre es necesario considerarlo. Cuidar la fuente equivale a la salud de tu jardín y de cuanto valoras todo ello. Además, ello te ahorrará dolores de cabeza que resultarán costosos y a veces no habrá solución inmediata que comprar una bomba de agua nueva.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta