La Hoya, también conocida como Flor de cera es un enorme grupo de plantas que se encuentra formado por 200 especies diferentes. La mayoría de estas plantas son trepadoras, algunas son arbustivas y otras colgantes. Suelen presentar pocos problemas y poseen flores atractivas en forma de estrellas, que surgen cada año y viven durante todo el verano. La especie Hoya bella tiene hojas ovaladas, oscuras, puntiagudas y flores fragantes que crecen en ramilletes de 8 o 10.

hoya

Quizás también te pueda interesar: Conoce las extrañas flores de la Haemanthus

Las flores son de color blanco con el centro purpúreo. Por otra parte, la Hoya carnosa, es una planta trepadora de crecimiento rápido, con hojas lustrosas y ovaladas y ramilletes de flores blancas muy fragantes con el centro rojizo.

Los ramilletes de flores de la Hoya carnosa son mucho más grandes que los de la Hoya bella, y cada uno de ellos puede llegar a tener 20 flores. Por su parte, también las hojas son más grandes y pueden alcanzar los 7 cm de largo. Sus tallos pueden alcanzar hasta los 4,5 m de largo y deben ser aguantados con un soporte.

Cuidados de la Hoya primavera y verano

flor-de-cera

Si tu planta creciera mucho para la maceta que la contiene, tendrás que trasplantarla en primavera. Sin embargo, no la muevas, a menos que la maceta esté repleta de raíces. En verano, las temperaturas pueden llegar a alcanzar entre los 24-27 °C sin que la planta sufra, siempre y cuando, se encuentre en un sitio iluminado, pero no expuesta al sol directamente.

Esta será la temporada de mayor crecimiento de la Hoya, así que proporciónale agua con frecuencia y nunca dejes que el compost se seque completamente. Tampoco la satures con agua y proporciónale humedad rociándola todas las semanas o diariamente si hace demasiado calor; procura que reciban aire fresco. En primavera y verano agrega algunas gotas de fertilizante al agua.

Cuidados de la Hoya en otoño e invierno

flor-de-cera1

Proporciónale buena luz durante los 365 días del año, pero no sol directo. Las temperaturas nunca deben descender a los 10 °C. Riega la planta de manera ocasional, solamente lo suficiente como para que el compost no se seque. Proporciónale buena circulación de aire y evita las corrientes de aire frío. Rocía la flor de cera con agua una vez por semana.

Propagación de la flor de cera

Siembra semillas en compost con base de turba a principios de la primavera o a finales de invierno. Mantenlas en un propagador a 24 °C y a la sombra; el compost tendrá que estar siempre húmedo. En primavera, corta esquejes el tallo justo debajo de los nudos y espolvorea las puntas cortadas en hormonas de enraizamiento.

Después, insértalos en una mezcla hecha con partes iguales de arena gruesa y compost. Mantén los esquejes en un propagador a 24 °C hasta que aparezcan los nuevos brotes, lo que llevará un período de entre 6 y 8 semanas.

Te recomendamos leer: Gypsophila, una planta de floración intensa ideal para rellenar ramos

Afortunadamente, la Hoya se encuentra libre de plagas y enfermedades. Si te ha gustado este post, deja tu comentario y compártelo en las redes sociales.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta