El Manzano de flor o Malus es un género que está compuesto por 35 especies distintas de árboles y arbustos, de hoja caduca, que son sumamente apreciados tanto por su fructificación como por su floración y coloración de las hojas, tanto en verano como en otoño.

Malus

Quizás también te pueda interesar: Efectos de las semillas al mojarse y cómo recuperarlas

Dentro de este género se incluyen todas las especies de manzanas que se usan para la producción industrial de fruta. No obstante, lo que hace valioso al manzano de flor es precisamente la flor, la cual surge al mismo tiempo que las hojas, con cinco pétalos, como corresponde a la flor de la familia Brosáceas a la cual pertenece. También cuenta con numerosos estambres amarillos. Sus flores son delicadamente perfumadas y las tonalidades pueden variar desde el blanco al púrpura, pasando por el rojo.

El fruto se desarrolla luego y, aunque es comestible, se desecha por tener un tamaño pequeño, de 3 a 5 cm. Este madura hacia el otoño como sus otros parientes de mayor tamaño, y su coloración puede variar entre el amarillo y el verde, y entre el color rojo y púrpura. Con él podrás preparar deliciosas confituras y mermeladas.

El manzano de flor es un árbol o arbusto, cuya utilidad principal es la de servir como elementos aislados, o bien formando grupos.

Cuidados culturales

Manzano de flor

Los manzanos de flor son fáciles de cultivar y crecen perfectamente en terrenos con un buen drenaje, profundos, fértiles y ligeramente arcillosos. La plantación debe efectuarse en otoño o en primavera. La planta requerirá una situación soleada o parcialmente sombreada. Se aconseja realizar un aporte de abono orgánico anualmente al pie de la planta a comienzos de la primavera, o bien, emplear abono químico.

Retira las malas hierbas que pudieran crecer al pie de la planta y efectúa una poda para mejorar tanto la floración como la fructificación a lo largo de los años.

Te recomendamos leer: Conoce los cuidados del Acanthus mollis

Propagación del Manzano de flor

La multiplicación del Manzano de flor mediante semillas se emplea únicamente para especie típica. Para la reproducción de la especie híbrida y sus variedades, se usa el injerto, ya sea a ojo velando o a ojo durmiendo, utilizando como portainjerto ejemplares seleccionados.

Infelizmente, el manzano de flor suele ser atacado por multitud de plagas y enfermedades, entre la que se destacan los pulgones y los hongos como el mildiu, el oídio, etcétera.

No hay comentarios

Dejar una respuesta