La Corona de novia (Spiraea cantoniensis) es una planta de la familia de las Rosáceas que se emplea mucho como ornato y, esto se debe, a su llamativa floración, además del aspecto de sus hojas tras la llegada de las temperaturas bajas. Es originaria de China y probablemente de Japón, donde se cultiva para embellecer jardines y espacios verdes.

Spiraea cantoniensis

Quizás también te pueda interesar: Boj, magnífico arbusto de larga vida

Características de la Spiraea cantoniensis

La Corona de novia es un arbusto caducifolio que forma matas. Puede alcanzar una altura de entre 1 a 2,5 m. Presenta numerosas ramas, arqueadas, delgadas, glabras y flexibles. El follaje está formado por hojas alternas, poco pecioladas, simples y generalmente lanceoladas. Miden de entre 3 a 6 cm de largo, de un color verde a comienzos del otoño y rojo cuando se encuentran expuestos a condiciones climáticas. Las flores son hermafroditas, actinomorfas, de alrededor de 1 cm de diámetro, dispuesta en corimbos axilares, con 5 sépalos libres, 5 pétalos blancos y numerosos estambres cortos. Puede producir floraciones púrpuras o rosadas, según la especie.

Cuidados de la Corona de Novia 

Cuidados Spiraea cantoniensis

Para que tenga un óptimo desarrollo, la Corona de novia precisa de un área a pleno sol, aunque también puede crecer en semisombra (en este caso la floración no es abundante y duradera). Además, al estar a media sombra va a favorecer la aparición de enfermedades y malezas, debido a que en la base de la planta es complicado ralear.

Es una planta que crece mejor en suelos fértiles y bien drenados. Tolera muy bien las sequías y se recomienda someterla a un régimen regular durante la época de crecimiento para que se desarrolle fuerte y vigorosa.

Puede multiplicarse con gran facilidad a partir de esquejes verdes durante la primavera o el verano, así como la siembra de semillas o por división de matas.

Algún expertos comentan que no es bueno podarla, ya que su abundante follaje, su montículo de tallos arqueados y sus bellas flores la hace única. En casos donde es necesario podarla, debe hacerse después de la floración y antes de que los brotes se desarrollen.

El uso de la Corona de novia puede servir para armar bordes juntos con otras plantas como las azaleas, que gracias a su color hace un contraste hermoso con la Spiraea cantoniensis. Por lo que valdría la pena tenerla en casa y dar ese gran toque al jardín. ¿La conoces?¿Te gustaría tenerla en el jardín?

No hay comentarios

Dejar una respuesta