Chicalote (Argemone Mexicana) también conocida como Cardo santo, Cardo amarillo, Cardo blanco, Adormidera o Prickly poppy. Pertenece a la misma familia de la amapola Papaveraceae y es originaria de México, aunque también se le ve en algunas regiones de América central y el Caribe.

Chicalote

No dejes de leer: Plantas de floración nocturna

Características del Chicalote

Arbusto silvestre que alcanza un tamaño de 30 cm a 1 m de altura. Las hojas y el tallo son espinosos, de color verde agrisado y de nervaduras muy marcadas. Las flores son muy bellas de color amarillo. Los frutos son en forma de cápsulas largas y llenas de espinas al madurarse, las cuales arrojan unas semillas negras.

Cuidados del Chicalote

Chicalote planta

Se le considera como hierba mala, ya que no suele formar parte de jardines, sino que más bien prospera en zonas agrícolas, áridas y solitarias como bordes de carreteras o terrenos en descuido. Incluso forma parte del ambiente tropical de ciertas regiones.

Es una planta que resiste la sequía, pero las heladas pueden llegar a afectarla.

No precisa de mucha luz para que pueda prosperar. Además, no requiere de abonos para que pueda crecer vigorosa.

La reproducción del Chicalote es muy fácil. Se realiza por medio de semillas que se pueden diseminar en el terreno definitivo, o bien, en macetas para después trasplantar. La mejor época para esta labor es en el otoño.

Usos

Las partes de la planta que se emplean son las semillas, las hojas, los tallos, las raíces y las flores. En cuanto a las semillas se hace una infusión para varios padecimientos, ya que tiene un efecto analgésico, sedante y purgante.

La decocción de hojas, tallos y flores se emplea en compresas para enfermedades de los ojos como conjuntivitis y cataratas. De forma tópica se aplica en heridas y quemaduras.

El líquido amarillo que se obtiene de los tallos y las hojas se usa para el dolor e inflamación de oídos así como infecciones de la piel y para quitar las verrugas.

Las raíces son excelentes para eliminar parásitos intestinales.

Pero es conveniente saber que la planta cuenta con ciertas sustancias tóxicas que provocan daños en personas y animales. En el caso de los seres humanos puede ser mayor riesgo al ingerir el aceite de las semillas o la savia. Así que habría de ser prudente al consumirlo, por lo que es mejor acudir con un profesional para saber la dosis.

Quizás sea una planta que poco se sabe de ella, pero la belleza de su flor siempre sale a relucir.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí