Dentro de este género hay solamente dos auténticas especies de bellos bulbos, originarios de Sudáfrica. La más común de las dos especies es la Veltheimia capensis; ambos poseen hojas atractivas de bordes arrugados y flores inusuales que se encuentran agrupadas al extremo de los largos tallos moteados. Cada flor posee una forma tubular y surgen a finales del invierno durante un mes o más. La Veltheimia precisa temperaturas cálidas en verano, y bastante frescas en invierno; también precisa luz solar.

Veltheimia

Cuidados de la Veltheimia en primavera/verano

Durante la primavera y el verano, la Veltheimia permanecerá en un estado latente. Cuando haya finalizado de florecer, debes dejar de regarla totalmente y permitir que la planta se seque; regarla en esa época pudriría los bulbos. Cuando las hojas estén amarillentas entre el invierno y la primavera, trasplántalos.

Mantén las temperaturas, en febrero-marzo, por debajo de los 13 °C para que los bulbos se sequen completamente. Durante el verano bastará con la temperatura ambiente de la habitación. La Veltheimia tiene que estar en un lugar brillante y soleado en el que la luz del sol dé cuatro horas al día.

Cuidados en otoño e invierno

Si posees una Veltheimia joven en una maceta pequeña, trasládala a principios de otoño a otra de unos 13 cm de diámetro. Plántala en un buen compost con arena extra gruesa, dejando la mitad del bulbo al descubierto. La Veltheimia precisa un buen drenaje, así que agujerea bien la maceta.

En los años siguientes, tendrás que cambiar los primeros 5 cm de tierra; a la tierra nueva agrégale un poco de fertilizante de acción retardada. No es necesario cambiar de maceta a menos que dividas el grupo.

A inicios del otoño, humedece la tierra levemente para ayudar al bulbo a crecer. Cuando comience a despuntar, incrementa la cantidad y la frecuencia de riego, para que el compost se mantenga húmedo, pero sin excederte, pues más vale pecar por poco que por exceso. Deja que los 13 mm superiores de compost se sequen entre cada riego.

Cuando las plantas se encuentren en pleno crecimiento y comiencen a aparecer los tallos de las flores, a mediados del otoño, agrega un líquido fertilizante cada cuatro semanas, más o menos, hasta la primavera. Las temperaturas durante el invierno deberían oscilar entre los 10 y los 13 °C, y nunca por debajo de los 5 °C. Un sitio iluminado con algunas horas de luz solar directa cada día y una adecuada ventilación, son esenciales para la Veltheimia en esta época del año.

Imagen cortesía de Garden Euphoria, todos los derechos reservados.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta