El Árbol de canela (Cinnamonum zeylanicum) es simplemente mágico, de él se desprende un olor inigualable. Pertenece a la familia de las Lauráceas y es originaria de Sri Lanka, aunque en la actualidad se cultiva en distintos países del Asia tropical y ciertas islas del pacífico. La canela es un ingrediente antiguo, aromático, poderoso y de grandes virtudes para la salud. Así que valdría la pena conocer todo sobre él.

Árbol canela cuidados

Quizás también te puede interesar: Árboles frutales que se pueden obtener a partir de semillas o huesos

Características del Árbol de canela

Es una planta arbórea que crece en zonas tropicales y húmedas y, puede llegar a medir más de 10 m de altura. El tallo es de consistencia leñosa. Las hojas son coriáceas, de color verde intenso y tienen un hermoso contraste con el tronco y las ramas de un tono marrón dorado. Las flores son hermafroditas, de color amarillo o blanco verdoso, las cuales están recubiertas de pelos. Los frutos son unas bayas oscuras, de color negro-violáceo, que tienen una única semilla.

Cuidados del Árbol de canela

Canela

Habría que plantarlo en una zona luminosa, de modo que este expuesto al sol. No soporta temperaturas inferiores a los 15˚C.

El riego debe ser frecuente, regando al menos 3 días en el verano y de 4 a 6 el resto del año. Asimismo, se recomienda el uso de un abono orgánico líquido como guano o humus para que pueda desarrollarse muy bien.

No requiere de poda, a menos que se quieran eliminar algunas ramas dañadas o para ordenar su forma. Se reproducen por medio de semillas o esquejes de ramas.

Para el óptimo desarrollo de un árbol de canela deberás colocar la semilla o estaca en un tiesto con tierra. Luego dejar pasar unos 4 meses. Al transcurrir el tiempo, las plántulas resultantes deberán trasplantarse en contenedores donde van a crecer definitivamente, considerando el tamaño.

Extracción de la canela

Al ser una especie que se obtiene de la corteza interna, se debe extraer pelando y frotando las ramas. Al desprenderse, se separa y de vuelve a pelar. Enseguida se enrollan las corteza unas con otras para que se vaya formando una barra de 1m de largo. Dichas barras se ponen a secar al sol y listo, a disfrutar su aroma y sabor.

Los cuidados son básicos y nada complejos, solo bastará con tener el espacio suficiente para poder disfrutar de un árbol lleno de beneficios para que de ese toque único ¿Te animas por uno?

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta