Llega la hora de planificar lo que vamos a sembrar en el mes de Agosto que recién acaba de comenzar para alimentar a nuestra familia con deliciosas verduras que se recogerán en otoño e invierno. Hoy nos toca hablar sobre cómo cultivar acelga, que son unos vegetales de hoja verde repletos de vitamina A, C y E, y antioxidantes capaces de combatir a los radicales libres. Además son muy ricas en minerales y en fibra.

cultivar acelga

Quizás también te pueda interesar: Cómo es el cultivo de la acelga

Como cultivar acelga

Antes de cultivar las semillas de acelga debes tener en cuenta que hay variedades de primavera y otoño, así que tendrás que comprar la variedad de otoño para sembrar el agosto. La Beta vulgaris conocida como acelga, es una planta bianual oriunda de la cuenca mediterránea donde se cultiva como planta anual. Se trata de una planta con hojas grandes de color verde brillante que puedes tener en el huerto de tu casa.

Las semillas de acelga pueden cultivarse durante todo el año de manera directa y germinarán a los 10-15 días. Tendrás que secarlas en un marco de plantación de 50 × 30 cm. Es importante destacar que esta verdura de hoja verde no es exigente en suelos, aunque lo mejor será prepararle un suelo mullido y rico en humus.

Por otra parte, al tratarse de un cultivo rústico, se adapta muy bien a todo tipo de climas, aunque ama los mediterráneos donde las heladas no sean muy fuertes. Si vas a cultivar acelga en climas con heladas intensas, tendrás que protegerlas de estas.

Cuidados, problemas y recolección

La acelga precisa de bastantes riegos y, por ende, es conveniente aplicar la técnica de acolchado para que no se pierda la humedad. También tienes que abonarla superficialmente cada 60 días como mínimo. Por otra parte, no te olvides que su principal plaga es el pulgón que ataca sus hojas y deja manchas marrones a la vista.

A los tres meses de haber cultivado acelga, podrás empezar a cortar las hojas, que suele ser la parte de la planta más utilizada, aunque también se puede consumir la penca.

Finalmente, es importante agregar que las acelgas al igual que los puerros, las espinacas y el perejil, contienen muchos oxalatos que son unos componentes responsables del desarrollo de los cálculos renales, por lo que se aconseja comer una ración de 150-200 g de acelga por persona para evitar riesgos para la salud.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta