Como todos sabemos, la remolacha también conocida como betabel es una hortaliza sumamente apreciada por su delicioso sabor y sus propiedades revitalizantes. Es por ello que debes saber cómo cultivar betabel en tu casa y aquí te lo contamos. Este tipo de plantas es muy fácil de cultivar y puede crecer en casi todos los terrenos, aunque se desarrollan mucho mejor en terrenos fértiles y bien drenados.

cultivar remolacha

Quizás también te pueda interesar: Cómo cultivar remolacha con el método de hidroponía

Como y cuando cultivar betabel

beets-1368370_960_720

La remolacha debe plantarse directamente en la tierra, en un suelo fértil y rico en potasio. El otoño es la mejor temporada para el crecimiento del betabel. Antes de sembrar, lo mejor será remojar las semillas de remolacha durante unos dos días en agua. Luego, tendrás que depositarlas en la tierra a 2 cm de profundidad y regar abundantemente para humedecer el suelo y favorecer la germinación.

Ten en cuenta que las variedades más pequeñas de betabel precisan aproximadamente dos semanas para madurar, mientras que las variedades más comunes necesitarán 16. Al momento en el que comiencen a crecer sus primeras hojas, tendrás que retirar una planta por medio de la tierra para que quede un espacio considerable de crecimiento. Cuando las plantas están un poco más crecidas, deberás dejar plantas a 8-10 cm de separación se deseas remolachas pequeñas, o bien, 25-30 cm si deseas remolachas más grandes.

Sol, riego y recolección

remolacha

El betabel se desarrolla adecuadamente a una temperatura de entre 15 y 18 °C. Precisa condiciones climáticas frescas y húmedas, por lo que se aconseja regarlo abundantemente en verano, aunque siempre tendrás que tener en cuenta de no encharcar las plantas.

Si todo marcha bien, la cosecha de remolacha se producirá cuatro meses más tarde. Para tener éxito, lo fundamental es que las remolachas reciban la humedad que necesitan.

Causas parasitarias

  • Mosca de la remolacha: sus larvas suelen perforar las hojas. Para combatir esta plaga, deberás arrancar las hojas infectadas y quemarlas.
  • Silfo de la remolacha: son unos escarabajos de color negro que infectan a la remolacha. Lava la planta con agua con nicotina para eliminarlos.
  • El pulgón negro, la polilla, los hongos y los nematodos también pueden atacarla. Trata de estar atento al ataque de estas causas parasitarias.

Te recomendamos leer: Hortalizas de crecimiento rápido, ideales para el huerto

Como podrás ver cultivar betabel en casa es fácil. ¿Te animas a hacerlo? Deja tus comentarios.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta