Caléndula, es una planta con flor maravillosa de fácil cultivo y con propiedades medicinales. Este género se encuentra compuesto por muchas especias y variedades. Por lo general, son plantas anuales o bianuales con flores de color amarillo-anaranjado. Entre todas sus variedades, se encuentran las enanas, sumamente interesantes para su cultivo, y otras que no suelen tener más de 50 o 60 centímetros de alto.

Caléndulas de colores

Quizás también te pueda interesar: Consejos para cuidar la Plumeria o Frangipani

La Caléndula, también conocida como Virreinas, es originaria del sur de Europa, y gracias a los numerosos híbridos, esta ha evolucionado. En la actualidad no ofrecen flores pequeñas y amarillas, y su aspecto herbáceo ya no es el mismo. Sus flores son bien parecidas a las margaritas y no requiere más que un suelo suelto y cierto cuidado. La Caléndula a pleno sol crece vigorosa; no obstante, en la sombra crece espigada y alta, aunque débil y frágil. Por otro lado, también puede crecer en zonas de semi-sombra, aunque deberás espaciarlas unos 30 cm unas de otras al momento de plantarlas.

Cuidados culturales de la Caléndula

Caléndula naranja con abeja

Como se trata de una planta anual, los cuidados que la planta necesita se reducen a aquellos que se prodigan a otras plantas. No obstante, el pinzamiento en las plántulas, hará que estas se desarrollen mucho más tupidas y con una floración mucho más abundante.

No requiere de ningún tipo de suelo o terreno especial. Ama el pleno sol, aunque tolera y acepta la media sombra. En cuento al riego, tolera la sequía, pero no el riego abundante. La Caléndula es una planta que posee una gran capacidad de propagación.

Propagación de la Caléndula

Caléndula amarilla con mariposa

La siembra de semillas de la Caléndula que produce una sola flor es el método más simple y eficaz. Incluso es una de las plantas que se aconseja para iniciar a los niños en el cuidado y multiplicación de las plantas. Siémbralas en primavera o finales del verano, o principios del otoño, ya sea en macetas, semilleros en el lugar de asiento definitivo.

La Caléndula suele ser utilizada como planta anual para decorar jardines, macizos y parterres. En la actualidad, se ha extendido el cultivo por su manejo como flor cortada para hacer arreglos florales y ramos. Incluso, sus flores son comestibles, por lo que pueden ser usadas en ensaladas.

Te recomendamos leer: Girasol, flor con una mirada al sol

Problemas de la Caléndula

Caléndula amarilla con gotas

Más allá de ser fáciles de cultivar y cuidar, las Caléndulas no se libran de plagas y enfermedades y, los pulgones negros o verdes, debilitan la planta y la deforman, aunque pueden combatirse con insecticidas sistémicos como el metasystox o el menazón. Por otra parte, la oruga de la mariposa puede devorar sus hojas y los hongos producir manchas amarronadas que se combaten a base de pulverizaciones periódicas.

¿Qué te ha parecido este post sobre las características y cuidados de la Caléndula?

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta