Los espárragos blancos son vegetales que se adquieren a partir de los tallos del Asparagus officinalis, conocido como esparraguera. Poseen un sabor muy particular, aromático y un tanto amargo. Su textura es tierna y pueden encontrarse en diversas variedades: blancos y trigueros.

espárragos blancos

Quizás también te pueda interesar: Consejos para el cultivo del nabo

Los espárragos blancos se cultivan sin luz y se someten a un procedimiento de aporcado, es decir, se cubren con tierra para que la luz solar no les dé y puedan continuar manteniéndose blancos hasta el momento de ser recolectados.

Clima y emplazamiento

La esparraguera se adapta en climas tropicales, templados y subtropicales. Prefiere los sitios despejados, aunque libre de corrientes de aire. Las temperaturas diurnas menores a los 15° C o nocturnas menores a los 10° C, detienen el crecimiento de los espárragos, por lo que se desarrolla mejor entre los 18 y 25° C y con una humedad ambiental del 60 al 70%.

Suelo y abonado

Los espárragos aman los suelos frescos, profundos y con muy buen drenaje y detestan el estancamiento de agua. El pH correcto se sitúa entre los 6.5 a los 7.8 y se dan bien con los suelos salimos.

Labra el terreno y agrega estiércol, a razón de 500 kilos por cada 100 m2. También tendrás que añadir 90g de fósforo y 2.5 kilos de potasio. Asimismo, deberás sumar 1.5 k de nitrógeno, dividido en 3 aplicaciones durante el primer año.

En el segundo añade 150 kilos de estiércol cada año, 90 gramos de fósforo y 1.5 kilos de potasio por cada 100m2 en abonado de fondo. Después, en abonado de cobertura tendrás que incorporar 1 a 2 kilos de nitrógeno, 0.5 a 1 kilo de fósforo y 1.5 a 2.5 kilos de potasio por cada 100m2.

A partir del tercero, se agregarán como abonado de fondo 1 a 2 kilos de nitrógeno, 0.5 a 1 kilo de fósforo y 1.5 a 2.5 kilos de potasio por cada 100m2; y, como abonado de cobertura, 1 kilo de nitrógeno.

Riego y reproducción de espárragos blancos

espárragos blancos1

Riega abundantemente después de la plantación y, después, tendrás que regar durante el crecimiento vegetativo y época de recolección. Procura que el terreno se mantenga siempre húmedo, pero evita los encharcamientos.

Evita también el riego por aspersión durante la época de crecimiento de la planta, pues este sistema moja demasiado la esparraguera y puede ocasionar enfermedades fúngicas. Cuando finalice el verano, deja de regar para que no haya rebrotes innecesarios.

Si deseas propagar los espárragos deberás comprar semillas en Garden Center Ejea. Estas se siembran en semillero para, posteriormente, trasplantar los rizomas al sitio definitivo. La siembra de semillas, debe llevarse a cabo cuando el invierno finaliza, o bien, a principios de la primavera a dos dedos de profundidad.

Para que las semillas germinen, se necesita una temperatura de 6 a 8° C, siendo la mejor entre 0 a 25° C. La planta va creciendo durante toda la temporada estival hasta que llega el otoño; allí se seca.

En ese momento, deberás cortar la parte exterior de la planta y dejar solo el rizoma debajo de la tierra que continuará activo durante todo el invierno. Al llegar la primavera, saca los rizomas y plántalos en el lugar de asiento.

Si vas a comprar rizomas de espárragos, deberás plantarlos abriendo zanjas de 30cm de profundidad, distanciadas a 2.3 metros una de otra. Estos se plantan a 10cm de profundidad, con una separación de 40cm unos de otros.

Recuerda que los espárragos blancos demorarán cuatro temporadas en producir turiones para la venta o el consumo. Por lo tanto, a partir del 4to año se pueden recoger.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta