Una parcela soleada y protegida del jardín, un amplio macetero en el patio o una jardinera en la ventana, serán apropiadas para cultivar algunas hortalizas y crear así un huerto familiar. Precisarás un solo liviano, profundo, fértil y bien drenado.

huerto familiar

La tierra mejorará con la incorporación de turba y resaca de río en cantidades moderadas. El sustrato compuesto por cinco partes de tierra negra, cuatro partes de resaca y una parte de turba, se usa en los recipientes seleccionados para las plantaciones anuales o bienales.

Te recomendamos leer: Cultivo y cuidados de la Howea fosteriana o Kentia

Como cultivar acelga en tu huerto familiar

Acelga

Siémbrala durante todo el año, preferentemente en otoño y en primavera, en líneas separadas a 25 cm. Riega abundantemente cada dos días en verano y cada cinco días en invierno. Cuando se formen dos pares de hojas tendrás que aplicar el raleo dejando las plantas con suficiente espacio.

Las hojas deberán cortarse cuando tengan una longitud de 20 cm, esto puede llegar a suceder a los dos meses en verano y a los tres meses en invierno. Hay diversas variedades y las que tienen peciolos anchos, blancos y gruesos son sensibles al frío y deben sembrarse en primavera; mientras que las de hojas lisas, verdes y oscuras con peciolos verdosos, deberán sembrarse en otoño.

Como cultivar perejil

Perejil

La siembra del perejil debe realizarse a finales del verano, en el otoño, o bien comenzada la primavera para poder disponer de esta deliciosa hortaliza aromática desde el verano hasta la primavera. El sustrato se mantendrá húmedo constantemente con riegos abundantes y diarios en verano sin encharcarlo, y cada tres días durante el invierno. El primer corte deberás efectuarlo a los tres meses; las recolecciones posteriores habrán que hacerlas cada 15 días en primavera y en verano y solamente una vez por mes en el invierno, cortando todas las hojas a ras del suelo con un cuchillo bien afilado. Renueva el cultivo anualmente.

Como sembrar lechugas

Cultivar lechuga

Las lechugas prefieren un clima templado o moderadamente frío, pudiendo cultivarlas en el otoño y en el invierno. Siembra a finales del verano o bien durante el otoño en almácigo y repica a los 50 días cuando tengan aproximadamente unos 8 cm de alto, plantándolas espaciadas a 15 cm. Ten en cuenta que precisa un riego frecuentes. Durante el verano efectúa el riego día por medio. Las lechugas de ser recolectadas a los 70 días de la siembra.

¿Qué te ha parecido este post para aprender a cultivar lechugas, perejil y acelga en tu huerto familiar? Deja tus comentarios.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta