La remolacha también conocida como betabel es una planta anual perenne que alcanza hasta los 100 cm de altura. Esta hortaliza pertenece a la familia de las Amarantáceas y es originaria del sur de Europa.

cultivar-remolacha

Quizás también te pueda interesar: Zanahoria: una hortaliza que puede sembrarse en maceta 

Es un vegetal que cuenta con una cantidad significativa de nutrientes, los cuales ayudan a proteger el organismo contra algunos tipos de cáncer, enfermedades del corazón y defectos de nacimiento.

Cómo cultivar la remolacha

La remolacha es un vegetal con pocas exigencias sobre el cuidado, por lo que es muy fácil de cultivarla. Existen distintas formas de hacerlo, pero la que más se recomienda es la siembra directa por hidroponía, ya que permite producir todo el año y es muy sencilla.

Para cultivar el betabel por hidroponía es preciso tener contenedores o macetas, sustratos blandos (vermiculita, perlita o tezontle) para favorecer su crecimiento, semillas y agua.

Luego de reunir todo ese material es importante ubicar el espacio donde se va a colocar, este debe recibir por lo menos 10 horas de luz solar al día con una toma de agua cerca, para brindarle los cuidados pertinentes.

remolacha

Después llenar el contenedor con sustrato, posteriormente se disponen las semillas por toda la superficie a una profundidad de 1 cm. Ahora se deben colocar en la base. Es básico considerar que el riego es sumamente imprescindible para mantener el sustrato húmedo y, con ello, optimizar el crecimiento de las semillas.

Cuando las plántulas alcancen los 2 cm de alto, se recomienda quitar o eliminar aquellas plántulas muy débiles para que las más fuertes aprovechen mejor los nutrientes, procurando que la separación sea de entre 10 a 15 cm entre planta y planta.

Ya por último se requiere mantener vigilado el cultivo para evitar que tenga la presencia de alguna plaga o enfermedad. La cosecha se realiza a los 100 o 200 días dependiendo de la variedad que se haya cultivado.

Variedades de remolacha

variedades-remolacha

  • Remolacha roja de mesa: las hojas de los betabeles rojos tiene tallos del mismo color y hojas venosas, similares a la de las acelgas.
  • Remolacha de almacenamiento: son variedades de betabel de mesa que se distinguen por su cultivo para cosecha de otoño, los cuales son almacenados en el invierno.
  • Remolacha blanca o anaranjada: son muy valorados por su sabor a nuez, pero al prescindir de zumo, son mejor asados.
  • Remolacha acelga: comúnmente conocida como betabele de forraje, cuyas raíces son enormes y se emplean para forraje de ganado en invierno.
Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta