Seta ostra

El cultivar la seta ostra ha resultado todo un hobby para muchas personas, ya que les permite obtener grandes resultados en tan poco tiempo y de manera muy sencilla. Siendo uno de los hongos más consumidos por su delicioso sabor. Sin embargo, el cultivo del Pleorotus Ostreatus se puede llevar a cabo por 3 métodos distintos.

Métodos de cultivo para las setas ostras

La primera técnica consiste en mezclar una cantidad de micelio con sustrato que se ubicará en una bolsa para poder crear una alpaca con micelio de la seta para que se inocule en el interior. El sustrato que se emplea debe estar compuesto de paja enriquecida y un tanto de compost vegetal previamente esterilizado. Para rellenar la bolsa se debe crear una capa de 10 cm de sustrato, después agregar un puñado de micelio en grano, lo que se hará sucesivamente hasta rellenar la alpaca en su totalidad. Una vez concluido el proceso, se cerrará lo mejor posible. Ubicar la bolsa en un lugar húmedo, aireado, fresco y oscuro con una temperatura de entre 20 – 25 ºC con una permanencia de 25 a 30 días. Transcurrido el tiempo, ubica la alpaca en un lugar claro pero no directo al sol. Se podrá apreciar unos diminutos bulbos blancos. Ahora haz una serie de agujeros de unos 2 cm de diámetro sobre la superficie para poder obtener los primeros setales de Pleorotus.

Setas ostras

Otra forma de cultivar la seta de ostra es sobre los troncos. Esta técnica se hace sobre la madera. Para ello es necesario tener unos troncos de un largo aproximado a los 40 cm de largo. Después perforar la superficie del mismo realizando unos agujeros con una separación de 20 cm entre cada uno. Una vez obtenido dicha labor se debe introducir el micelio de las setas ostras en cada agujero y tapar con cera de abeja o film para evitar que entre en contacto con hongos del exterior. Ahora se debe quedar sobre un lecho de hojarasca, sin que le falte humedad durante 5 a 10 meses. Pasado el tiempo retirar el recubrimiento, sumergir el tronco en agua y dejar en remojo 48 horas. Posteriormente llevar de nuevo al sitio, regarlo con abundante agua durante 36 horas cada 45 días. Así las setas irán eclosionando y creciendo.

El otro método consiste en adquirir los sacos productores de setas ya preparados con el sustrato y el micelio listos para incubar. Sin duda esta técnica es igual a la primera, pero que pudiera ser un tanto menos laboriosa y, por ende, más rápida. Así que si se quiere ahorrar todo el proceso, tan solo es vivir la experiencia de obtener la recolecta.

Por lo que solo basta elegir la técnica que se adecue a tus necesidades para obtener unos hongos de gran sabor.

Imágenes cortesía de: Hifas de tierra, Pixabay,

Compartir

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta