Contenido del artículo

Un lugar soleado y protegido del jardín, un macetero grande en el patio o una jardinera profunda en la ventana resultan adecuados para cultivar una huerta familiar. Las huertas familiares precisan suelos livianos, fértiles, profundos y con buen drenaje.

La tierra mejora si le incorporas resaca de río y turba en cantidades moderadas o estiércol descompuesto. El sustrato compuesto por cuatro partes de resaca de río, cinco de tierra negra y una de turba se usa en los recipientes elegidos para las plantaciones anuales o bienales.

Te recomendamos leer: Hyla meridionalis, un anfibio que resulta un gran aliado del huerto

Acelga

La acelga se siembra durante todo el año, preferentemente en otoño y primavera, en líneas separadas a 25 cm. Riega abundantemente cada 2 días en el verano y cada 5 días en el invierno. Cuando se formen dos pares de hojas, ralea dejando las plantas con suficiente espacio, previendo el desarrollo posterior.

Corta las hojas cuando tengan unos 30 cm de largo, a los 2 meses en verano y a los 3 meses en el invierno. Las variedades con peciolos anchos, gruesos y blancos son sensibles al frío y se siembran en la primavera; en cambio, las de hojas verde oscuras, lisas, con peciolos verdosos, en el otoño.

Perejil

Realiza la siembra a fines del verano, en el otoño o comenzando la primavera para disponer de esta hortaliza aromática desde el verano hasta el momento de la floración en la primavera. Mantén el sustrato continuamente húmedo con un riego abundante y diario en el verano sin anegar las raíces, y cada 3 días durante el invierno. El primer corte debe efectuarse a los 3 meses; las recolecciones posteriores cada 15 días en primavera-verano y una vez por mes en el invierno, cortando a ras del suelo todas las hojas con un cuchillo afilado. Renueva anualmente el cultivo, aunque algunas plantas tienen una duración más prolongada.

Lechuga

La lechuga prefiere un clima templado o frío; por este motivo se cultiva en el otoño y en el invierno. Se siembra a fines del verano o durante el otoño en almácigo; se repican a los 50 días, cuando tienen de 10 cm de altura, plantando espaciadas a 20 cm. Precisa riegos frecuentes debido a que posee un sistema radicular superficial; durante el verano día por medio. La lechuga está en condiciones de ser cosechada a los 80 días de la siembra.

¿Qué te ha parecido esta información sobre cómo cultivar una huerta familiar?

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta