Las variedades de la Achira con flores dobles cultivadas en el jardín son híbridos que se logran por el cruzamiento con la Canna fláccida, indica, coccinea y glauca, las cuales se agrupan con la denominación Canna generalis. En este post podrás conocer las características, los cuidados y el cultivo de la Achira.

canna2

Quizás también te pueda interesar: Las 5 Plantas que aumentan la productividad en la oficina

Características de la Achira

La Achira es una planta herbácea, rizomatosa, que puede llegar a alcanzar hasta 1,5 m de altura. Sus hojas son de  hasta 40 cm de largo, de color verde o rojo-purpúreas. Sus flores son de colores variados y pueden ser lisas o con estrías, y se disponen en una inflorescencia terminal. El período de floración comienza a principios del verano y termina con las heladas.

Cuidados de la Achira

Achira

Se adapta muy bien en terrenos con distintas características aunque prefiere el suelo suelto, fértil y bien drenado con más de 30 cm de profundidad. Por otro lado, tendrás que abonar con 150 g de harina de huesos con la plantación de rizoma para favorecer el crecimiento del ejemplar. A comienzos del verano, incorpora 5 g de fertilizante compuesto alrededor de cada planta y al segundo año abona con 50 g de harina de huesos y 10 g de fertilizante compuesto, cuando la planta comience su brotación primaveral.

Hasta que comience la rotación en la primavera, será necesario un riego semanal; cada cuatro días en la tapa de crecimiento y cada dos días durante la floración, evitando mojar las flores y las hojas. La Achira florece en lugares con más de seis horas diarias de luz solar directa y no prospera cerca de árboles o arbustos que precisan demasiada humedad y nutrientes del suelo.

Planta la Achira protegida del viento frío del sudeste y ten cuidado con la luz solar que se refleja en las paredes blancas, dado que pueden quemar las flores y el follaje.

¿Cómo cultivar la Achira?

Planta la Achira en el jardín desde finales del primer mes primaveral al finalizar el periodo de heladas. En el lugar de plantación remueve hasta 30 cm de profundidad e incorpora la harina de huesos en el suelo. Entierra el rizoma dejando la parte superior a 5 cm de profundidad. Incrementa la cantidad de agua de riego gradualmente al momento de la floración que se inicia en verano.

Disminuye el riego a fines de otoño, y si lo deseas reproduce la Achira por siembra en primavera o multiplica por división del rizoma.

¿Qué te ha parecido esta información sobre las características, los cuidados y el cultivo de la Achira?

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta