El arroz es la semilla de la planta Oryza, siendo un cereal cuya gran parte de la producción es destinada a la alimentación humana, lo que puede considerarse como un producto básico en el día a día de más de la mitad de la población en todo el mundo, sobre todo en países subdesarrollados o en vías de desarrollo.

Arroz

Quizás también te puede interesar: ¿Cómo cultivar las judías?

Semillas

Las semillas de arroz son 6 tipos:

  • Arroz de grano corto. Al cocinarse, el arroz se vuelve suave y pegajoso.
  • Arroz de grano medio. Los granos son húmedos, pegajosos y tiernos.
  • Arroz de grano largo. Granos largos y esponjosos.
  • Arroz aromático. Granos con más sabor y aroma. Incluyendo al arroz basmati.
  • Arroz arborio. Granos cremosos con el centro masticable al cocinarse.

Cultivo del arroz

Arroz cultivo

Uno de los factores clave para el cultivo de este cereal es la nivelación del terreno. Por tanto las pendientes no tienen que sobrepasar el uno por mil. Para finales del invierno cuando se realizan las labores del alzar para lograr un terreno disgregado, es necesario dar pases dobles cruzados.

La siembra puede llevarse a cabo de distintas formas, ya sea con máquinas, voleo, a mano o avión. El mejor momento es cuando el agua se encuentra clara y se han depositado los lodos en el fondos.

En cuanto a la dosis de semilla seria alrededor de 140-180 kg de semilla por hectárea. Por lo que habría que tener en cuenta incrementar la dosis cuando las siembras son tempranas. Ahora bien, la cantidad de semilla que se emplee tiene que generar cierto números de tallos por metros cuadrados para que las espigas maduren uniformemente.

La siembra se realiza en suelo aproximadamente a 5 cm de altura. Si la siembra se realiza en avión, el vuelo no debe ser demasiado alto, ya que la semilla penetrará demasiado en el terreno y no brotará. Además de que debe realizarse sin viento.

Una vez que se ha plantado las semillas, las labores serán el riego y la aplicación de pesticidas y herbicidas. En lo que respecta al riego, es que el nivel de agua tenga la altura idónea, siempre en proporción al desarrollo de la planta.

Cuando el cereal comienza a granar, se debe suspender el riego. Una forma eficaz de saber la madurez es mordiéndolo, el punto adecuado es cuando tiene cierta resistencia para no poder cortarlo.

Tras la recolección se debe quemar el rastrojo y mover el barro con un rodamiento especial.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta