El cultivo del pepino (Cucumis sativus) se puede realizar en el suelo de forma directa o en maceta. Pertenece a la familia botánica de las Cucurbitáceas. Es una planta anual trepadora que tiene su origen en Asia.

Cultivo pepino

Quizás también te pueda interesar: ¿Cómo cultivar el ruibarbo?

Cultivo del pepino

Siembra: se lleva a cabo a finales del invierno en zonas templadas o a comienzos de la primavera en zonas frías. Se puede sembrar de forma directa en el suelo, siempre y cuando la tierra tenga una temperatura de 20˚C para que pueda facilitar la germinación de las semillas. Incluso se pueden preparar semilleros y ya después trasplantar las plántulas al lugar definitivo cuando hayan alcanzado los 15 cm de altura.

Es preciso que tengan una distancia entre semilla de unos 35 cm para que crezca bien. Ahora que si se siembran en macetas, la profundidad mínima es de 30 cm.

Luz: la planta debe estar en una zona a pleno sol, ya que los requerimientos de luz son realmente altos.

Sustrato: esta planta precisa de suelos fértiles con un buen aporte de materia orgánica. Por tanto el aporte de humus de lombriz una semana antes del cultivo es lo ideal.

Riego: especialmente en las primeras etapa de la planta va a necesitar de riegos regulares que ayuden a mantener la tierra húmeda. Una vez que la planta es adulta y se han desarrollados los pepinos, se debe asegurar que la planta no tenga estrés hídrico por falta de líquido.

Pepino

Tutorado: el tutorar la planta ayuda a favorecer su desarrollo y el de los frutos. Así como prevenir enfermedades y plagas y, mejorar la exposición al sol y la aireación.

Plagas y enfermedades: al plantar y cultivar los pepinos se posible encontrar con ciertas plagas como el pulgón y el escarabajo. En lo que respecta a las enfermedades está el oídio, pero para prevenir todo ello se puede hacer de forma ecológica con ciertos remedios caseros.

Cosecha: cuando la hortaliza tenga un color verde homogéneo por toda la superficie y de un tamaño considerable, es el momento justo para cosecharlo.

Consejos básicos

  • El pepino es una planta trepadora. Así que suele desarrollarse mejor si se le hace trepar, ya sea en una reja o espaldera.
  • Los frutos deben mantenerse alejados del suelo para evitar que se pudran.
  • Si se mantiene la tierra siempre húmeda, este dará mejores frutos y con más zumo.
  • Al tener 7 hojas verdaderas, se recomienda un despunte para que ramifique y se extienda correctamente.
Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta