La espinaca (Spinacia oleracea) es una planta anual de la familia de las amaranthaceae. Se cree que procede de la antigua Persia. En el siglo VII, el rey de Nepal envió a China como un presente, por lo que fue conocida como hierba de Persia. Siendo muy valiosa por su aporte de hierro y su capacidad de acumular nitratos.

cultivo-espinaca

Así que al ser un vegetal excelente para la salud, valdría la pena planificar una plantación durante todo el año

Cultivo de la espinaca

Existen muchas variedades de espinaca, las hay de hojas más o menos carnosas, lancioladas, verde oscuro o más claro, con hojas redondeadas o puntiagudas, de ciclo corto o tardío. Sin embargo, lo mejor es buscar la más tradicional que se cultive en la zona para que estén más adaptadas al clima.

La planta de espinaca puede crecer sin mucho sol, por lo que resulta ideal para ubicarla en lugares que tengan sombra como en un jardín o terraza. También tolera el sol pero es necesario considerar que el exceso de calor provoca una floración acelerada, lo que ocasiona una planta de sabor amargo. Incluso resiste muy bien las heladas.

Soporta los abonos órganicos frescos. Reacciona ante los aportes de nitrógeno, lo que genera un incremento de nitratos en la hojas.

espinaca

En cuanto a la siembra se hace directamente sobre la tierra, enterrándola a unos 2 cm de profundidad. La primera siembra debe hacerse en la primavera en abril. Para ello es necesario realizar líneas espaciadas de 20 a 25 cm. La siembra que se lleva a cabo en esa época provoca que floree rápidamente. La de otoño se hace a mediados de agosto hasta finales de septiembre con la misma separación. Probablemente si se cultiva a principios de octubre se obtenga una germinación de plantas vigorosas y crecerán en poco tiempo.

También es recomendable un empajado en la siembra de agosto para asegurar una germinación más regular. La paja se debe quitar en cuanto se vean las primeros brotes. Incluso se debe retirar la mala hierba. Las hojas deben cosecharse a mano respetando el manojo central.

Para el riego se debe realizar cuando la tierra este secándose, principalmente en la germinación y las primeras semanas de crecimiento.

Las plagas y enfermedades de la espinaca son básicamente el mildiu, caracoles, pulgón o babosas.

De esta forma se obtendrá una hortaliza repleta de nutrientes para poder disfrutar en una deliciosa ensalada, crema o guisos.

Imágenes cortesía de: pixabay, pixabay,

No hay comentarios

Dejar una respuesta